Ir a contenido

Dos miradas

La alcaldesa Ada Colau y el Comisionado de Cultura Joan Subirats, en la presentación de la Biennal.

ACN / PAU CORTINA

La ciudad de las ideas

Emma Riverola

Barcelona dedica una semana a reflexionar sobre las grandes urbes en la Biennal de Pensament

Una semana dedicada al pensamiento. Filosofía, educación, política, urbanismo, género... Siete días para compartir reflexiones sobre el papel de las ciudades ante los grandes retos de la sociedad actual. Un evento de gran ambición, con invitados de primera línea nacionales e internacionales, desarrollado en 88 puntos de Barcelona, totalmente gratuito y con la transversalidad como bandera.

De todo el mandato de Ada Colau, la Biennal de Pensament que se estrenó el lunes es probablemente el evento que mejor define la esencia de su mandato. También las dificultades para venderse. Maragall fue el último alcalde que tuvo una idea clara de Barcelona. Hay nostalgia de ese momento en el que casi todo estaba por hacer y casi todo se hizo. Pero las necesidades de la ciudad de los años 80 y 90 tienen muy poco que ver con las de ahora. Entonces, Barcelona tenía espejos en los que mirarse. Ahora, las principales ciudades del mundo se están pensando, buscando fórmulas para adaptarse a un futuro que se precipita, con desigualdades cada vez más lacerantes y demasiados intereses implicados en hacer fracasar los intentos de combatir la gentrificación. Es el momento de la reflexión. Colau lo ha entendido y ha ofrecido un debate por todo lo alto a la ciudad. Otra cosa es que los ciudadanos con problemas urgentes crean encontrar respuestas más rápidas en quienes aparecen con varitas mágicas o espejos nostálgicos.