Ir a contenido

Editorial

Menos 'hucha de las pensiones'

En la perspectiva de una imprescindible reforma del sistema, es una pésima noticia la equivocada gestión del fondo de reserva

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado. / EFE / Victor Lerena

El problema de las pensiones en España es estructural. Son los trabajadores afiliados a la Seguridad Social quienes financian a los actuales jubilados, y así sucede que las prestaciones que reciben estos dependen en buena medida de las fluctuaciones de las cotizaciones presentes y del total de afiliados. El reciente acuerdo político, retomando el Pacto de Toledo, que propone revalorizar las pensiones de acuerdo con el aumento del IPC, aunque solo será efectivo en el 2019, y quedará a expensas de un futuro cambio en la legislación, ya ha recibido la advertencia del FMI en el sentido que será necesario un paquete de medidas "sostenible e integral para aliviar las tensiones que aquejan al sistema". Para que no colapse, según el organismo internacional, tendrá que alargarse la edad de jubilación, habrá que contar con una notable tasa de inmigración o habrá que aumentar las cotizaciones, con la idea que "exista una correspondencia plena entre el aumento de ingresos y el gasto adicional previsto".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En este estado de cosas, ciertamente alarmante, el secretario de Estado de la Seguridad Social ha informado que el fondo de reserva, conocido como 'hucha de las pensiones', no solamente no se ha incrementado en el último ejercicio, sino que ha disminuido a causa de la equivocada política del PP de invertir en activos de la deuda pública, ahora con rentabilidad negativa. En la perspectiva de una imprescindible reforma del sistema, con mayor sensibilidad hacia los derechos sociales extraviados en la crisis pero con la racionalidad que exige la situación macroeconómica, la falta de previsión del Gobierno de Rajoy es una pésima noticia.