26 nov 2020

Ir a contenido

IDEAS

Fotograma de ’Están vivos’, de John Carpenter.

Las gafas de 'Están vivos'

Ricard Ruiz Garzón

“Compra”. “Obedece”. “Cásate y ten hijos”. ¿Les suenan estos mensajes? Aparecían en la película de John Carpenter 'Están vivos' ('They live'), que este año alcanza su 30º aniversario. El protagonista, John Nada, descubría el sometimiento de la humanidad a unos seres que la acribillaban a órdenes subliminales. No es raro que el filósofo Slavoj Žižek la elogiara tanto en su 'Guía de cine para pervertidos': claro precedente de 'Matrix' y 'El club de la lucha', el filme de Carpenter supuso una crítica pionera al neoliberalismo, a ese capitalismo que nos domina con puño de hierro en guante de seda. 'Están vivos' apunta a la necesidad de superarlo, de rebelarse frente a las formas autoritarias de la tan democrática sociedad de consumo. Lo que Žižek, en definitiva, resumía como “La libertad duele”.

El clásico de John Carpenter 'Están vivos' es una crítica pionera al neoliberalismo que apunta a la necesidad de rebelarse frente al autoritarismo de la sociedad de consumo 

¿Y cómo se despierta de una pesadilla así? En la película, Nada lo hacía mediante unas gafas negras que luego pondría de moda el Neo de Matrix, aunque las Wachowski optaran por ampliarlas con una pastilla roja y otra azul. En el relato que Carpenter adaptó para 'Están vivos' ('Las ocho en punto de la mañana', de Ray Nelson, escrito en 1963 y solo publicado en castellano en el nº 60 de la revista 'Nueva Dimensión'), Nada adquiría en cambio conciencia -‘de clase’- tras visitar a un hipnotizador. Las gafas, por tanto, son un hallazgo 'made in' Carpenter, en adelante homenajeado sin parar (¿recuerdan 'Caiga quien caiga?'). Vendrían a ser, en fin, las caretas de Anonymous antes de 'V de Vendetta'.

¿Y no era esta una columna de libros? Fácil: ¿cuánto pagarían por llevar esas gafas al ojear las novedades editoriales? ¿Por ver en cubierta títulos como 'El falso premio con la foto de un famoso y el trabajo de un negro', 'Una hipsterada ilegible que molará regalar', 'La nadería que autoayuda a cuadrar balances' o 'El textito pensado para convertirte en X (sea X indepe, constitucionalista, ingenuo xenófobo)'? ¿Cuántos subtítulos, en fin, dirían con las gafas ‘cómpralo’ y cuántos realmente ‘léelo’? Si la idea les parece absurda en tiempos de 'fake news', vean 'Están vivos'. Carpenter está muy vivo, también en el mundo del libro. Y la eterna escena de la pelea a puñetazos en su cinta resume bien por qué.

Temas Libros Cine