29 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

Alerta contra la pseudociencia

Hay que desterrar de las universidades los títulos propios que dan cobijo académico a las pseudoterapias

Un producto de homeopatía

Un producto de homeopatía / ARCHIVO

El problema más destacado de las llamadas pseudociencias o pseudoterapias aparece cuando, avaladas por determinados ámbitos académicos o profesionales, adquieren una determinada pátina médica que les llega a conferir un estatus que no se corresponde de ninguna manera con les hipotéticos (y falsos) beneficios que prometen. En este ámbito se acumulan distintas “disciplinas”, desde la “medicina” antienvejecimiento a la homeopatía, pasando por la “solución mineral milagrosa” (MMS) contra el autismo o la acupuntura. Medicinas alternativas que, en el mejor de los casos, siendo inocuas no tienen nada que ver con la sanación por métodos científicos, probados y testados. Y, en el peor (como ocurre con el movimiento antivacuna o con tratamientos “milagrosos” contra el cáncer) acaban generando graves problemas sanitarios.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Entidades como la APETP (Asociación para proteger al enfermo de terapias pseudocientíficas) están trabajando arduamente para luchar contra curanderos (pero también médicos colegiados) que ofrecen remedios acientíficos, y también contra centros universitarios que les cobijan. El maltrecho prestigio del sistema permite que determinadas fundaciones u organismos promuevan títulos propios (es decir, sin regulación oficial) que dan cobijo académico a la pseudociencia. Es importante denunciarlo y exigir a la administración una actitud firme contra la falacia de unos embaucadores que no solo crea irreales paraísos sino que puede acabar con tragedias concretas.