Ir a contenido

EL CAMPEÓN DEL MUNDO

Alejandro Valverde besa sobre el podio de Innsbruck la medalla de oro.

EFE / CHRISTIAN BRUNA

El nuevo Benjamin Button

Sergi López-Egea

Lleva 18 años coleccionando victorias y aunque tenga 38 su fecha de caducidad todavía parece lejana

Siempre hacíamos una broma con Pedro Delgado. Cansados de narrar (él) o escribir (yo) de los triunfos que fueron y no fueron de Lance Armstrong decíamos: "Nosotros nos haremos viejos e iremos con bastoncito a la carrera y él seguirá ganando Tours". Armstrong, por fortuna, como el príncipe convertido en monstruo, algo así como la bella y la bestia pero en serie B y de la mala, desapareció del mapa y lo hizo cuando un joven murciano, el que retirará a Delgado y a este periodista, empezaba a ganar carreras y a hacerse con un nombre en el mundo del ciclismo.

Este domingo, hablando de nuevo con Delgado, solo podía expresar una palabra. "Es muy bueno", decía el campeón segoviano del corredor murciano. Y lo es, porque aunque no gana todas las carreras, siempre está entre los cinco o los 10 primeros luchando por la victoria. Y lleva 18 años. Lo hizo hace unos días. Debía ir a la Vuelta a preparar el Mundial y tenía que hacerlo reservándose, pensando en Innsbruck y en este jersey arcoíris que conquistó en un trazado hecho a su imagen y semejanza. Pero, Valverde, por fortuna, por la pasión hacia este deporte, no sabe reservarse. Creyó que podía ganar la Vuelta y peleó por ella hasta que sus piernas (o mejor dicho su cabeza) dijeron basta.

La experiencia de Pereiro

Una vez Óscar Pereiro, que fue compañero del nuevo campeón del mundo, le explicaba a este periodista por qué en ocasiones, muy pocas por cierto, se hundía Valverde. "Es que a él no le duelen las piernas como al resto de ciclistas y cuando le viene el dolor no sabe sobreponerse". Valverde, sin duda, tiene un don, un hechizo que lo convierte en una especie de Benjamin Button del ciclismo. Va cumpliendo años pero cada vez parece más joven y, sobre todo, mejor corredor.

Y, además, no hay que olvidar que hace un año se movía con muletas después de destrozarse la rodilla en la salida del Tour 2017. El pasado otoño era un enigma saber si Valverde volvería a subir a la bici y, sobre todo, siendo el ciclista que era. Pues volvió y seguramente mejor que antes para continuar coleccionando títulos.

La confesión de Valverde

Hace un par de días los periodistas desplazados a Innsbruck le preguntaron si pensaba retirarse conquistando el título mundial. "Estáis de coña. Voy a lucir este jersey arcoíris todo un año". El nuevo festival, el nuevo capítulo del hechizo de 'El Imbatido', tal como lo llamaban de chico cuando ningún chaval lo superaba en bici por Murcia, comienza el 13 de octubre cuando estrene el jersey de campeón del mundo en el Giro de Lombardía. Button se escribe con la uve de Valverde.