Ir a contenido

Editorial

Valls empieza la batalla para ganar Barcelona

Con la presentación del político francés, se puede dar por abierta una campaña electoral apasionante

Manuel Valls, en la presentación de su candidatura para la alcaldía de Barcelona, el pasado septiembre.

Manuel Valls, en la presentación de su candidatura para la alcaldía de Barcelona, el pasado septiembre. / FERRAN NADEU

Manuel Valls ha desvelado el secreto a voces de que va a aspirar a la alcaldía de Barcelona. Con su presentación, se puede dar por abierta una campaña electoral apasionante. En su discurso, Valls demostró que es un político francés  que posee el método, el orden y la oratoria que se aprenden en la escuela republicana. Empezó por evocar sus orígenes y terminó con una reivindicación del proyecto europeo en peligro”. En medio, tuvo la inteligencia de hablar más de la ciudad que del ‘procés', al que aludió para asegurar que no quiere que Barcelona sea la "capital de una república imaginaria" sino un "espacio de encuentro". Alternando el catalán y el castellano, defendió la cultura como uno de los ejes de su campaña. La relación de los problemas cotidianos que Valls aprecia en Barcelona es una impugnación de la política de Ada Colau. Denunció la "dinámica perdedora de la ciudad"; criticó la "demonización del turismo"; destacó el fracaso de la política de vivienda, y calificó de "mala" la gestión del espacio público, en la que incluyó el aumento de la delincuencia, los narcopisos o el top manta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Aunque admitió el apoyo de Ciutadans, se desmarcó del antinacionalismo y reivindicó su independencia y su ideología de izquierdas. Una de las incógnitas de su candidatura  también la desveló: "pase lo que pase", dijo, "me quedaré". Su apuesta no es fácil, pero, por el momento, ya ha movido el tablero municipal de una manera inimaginable sin su presencia.