Ir a contenido

Otoño literario

Uno de los pasillos de la Setmana del Llibre en Català.

ACN / GUILLEM ROSET

Ingredientes para una 'rentrée' sonada

Isabel Sucunza

Diversas editoriales han decidido publicar a sus autores catalanes más cotizados y esperados en septiembre

Desde que aquellos grandes almacenes decidieran convertir en noticia cosas que irremediablemente pasan todos los años, parece que lo inevitable tenga que venderse como cosa excepcional. Me refiero, por ejemplo, al otoño, a la Navidad, al verano o a la vuelta al 'cole'. Lo que pasa es que la mayoría de las veces casi tiene más peso el anuncio innecesario que aquello que pasa en realidad: cualquiera que tenga hijos se gastaría el dinero en material escolar, aunque el inicio de curso no se anunciara con 'jingles', espots y ofertas de temporada.

Desde hace relativamente poco tiempo la 'rentrée' literaria parecía que se había contagiado de esta moda: se anunciaba, sí, y acababa llegando, también. Pero la de este año parece que haya estallado con una fuerza que multiplica la de cursos anteriores. No hablo de ventas ahora, que también, sino de señales que apuntan a una fama, más que publicitada, ganada a pulso.

Es sabido que los libros se publican siguiendo un calendario que marca cada editorial, que no se improvisa. Que este año distintas editoriales hayan decidido publicar a sus autores catalanes más cotizados y esperados -Rojals, Pàmies, Pedrals- en septiembre es señal de que la vuelta de vacaciones empieza a coger fuerza en el calendario literario; puede que no tanta como la 'diada' de Sant Jordi, pero muy cerca de la de las fechas de Navidad. También ayuda la celebración, en septiembre, de la Setmana del Llibre en Català, que ya ha empezado, de hecho, y se alargará hasta el día 16 con una agenda llena de presentaciones, mesas redondas y actividades infantiles.

También parece que algunos medios de gran alcance vuelven a abrir sus parrillas a los espacios dedicados a los libros; es el caso de Catalunya Ràdio, con secciones más largas para Màrius Serra en 'El matí...' y confianza renovada y ampliada en David Guzmán, que hará doblete con 'Ciutat maragda' e 'Irradiacions'.

Si a toda esta cantidad le sumamos la calidad de una crítica que parece estar cogiendo autoconsciencia más centrada en la literatura que en la figuración, tenemos los elementos para dibujar una temporada en la que valdrá mucho la pena ser lector.