Ir a contenido

ANÁLISIS

El Barça ya ganó al Real Madrid, en 2017, en el Hard Rock Stadium, de Miami (EEUU).

AFP / CHRIS TROTMAN

Miami, el vicio del fútbol

Emilio Pérez de Rozas

En un mundo rocambolesco, la gente se alarma porque se jueguen partidos de Liga en EEUU

El mundo está asombrado porque Girona y Barça jugarán, el año que viene, un partido de Liga en Miami, Estados Unidos, bueno, medio Cuba.

Supongo que serán los mismos que se admiran de que tengamos una República con un presidente en Bruselas. O los mismos que ayer enchufaron la tele y vieron a la ‘viuda negra’, que dice ser tetrapléjica, fingiendo no poder levantarse de su silla de ruedas tras matar a su último esposo. O los que elogian que Pablo Iglesias agradezca a la sanidad pública haber salvado a sus hijos, cuando el mundo entero sabe que, pese a todo lo que han hecho (o no hecho) los políticos de este país, sigue siendo una de las mejores del mundo (por sus trabajadores).

Nadie puede llevarse las manos a la cabeza porque un partido de Liga se juegue en Miami. Lo que sí ppodemos es partirnos de risa porque ese partido sea de dos equipos tan, dicen, antiespañoles como Girona, cuyo fan nº 1 es el ‘president’, y el Barça, que jugó sin público frente a Las Palmas. Así que el señor Javier Tebas debería dar las gracias por la contribución de Catalunya a la expansión del fútbol español.

Sacar tajada todos

Y lo que deberían hacer los socios del Girona es sacarles, no un billete de ida y vuelta (más localidad) a la Liga y/o al filial del Manchester City, sino una semana al sol de ‘Miami vice’, pues probablemente, aunque sea el lugar más rico de España, no tendrán otra ocasión tan guay de hacer las Américas.

Lo que es evidente es que un fútbol que permite que se pongan partidos a las 22.30, que empiecen un día y acaben al siguiente, que se inventa algo tan pernicioso como el ‘seient lliure’ en ‘ can Barça’ (perdón, pero si usted es socio y abonado, lo es para ver, apoyar y disfrutar de su equipo, no para hacer negocio alquilándolo cada domingo) o que considere “normal” que el Madrid le birle el seleccionador a España 48 horas antes de que empiece el Mundial, no puede quejarse de que se jueguen partidos en EEUU.

Lo que tienen que hacer, todos, es sacar tajada de eso. ¡Y a jugaaaaaa!

0 Comentarios
cargando