Ir a contenido

Editorial

Un verano con descenso del turismo

La tendencia de apostar por una oferta de calidad ha de ganar fuerza ante los paquetes 'low cost' tradicionales

Turistas con maletas en Barcelona.

Turistas con maletas en Barcelona. / Albert Bertran

El turismo en España y Catalunya no ha repetido, en un primer balance a falta de septiembre, los esplendorosos números del verano del 2017. El pasado año se batió el récord de llegada de viajeros con un total de 81,8 millones. Los datos más recientes hablan de que, en julio, las pernoctaciones cayeron en España el 2,76%, y en Catalunya, el 5,68%. Y en este caso vale el símil deportivo de que lo importante no es llegar, sino mantenerse, de ahí la inquietud que suscitan las cifras. Porque estamos hablando de un sector clave para nuestra economía tanto por los ingresos como por la creación de empleo.

El sector ya preveía la caída por la recuperación de otros destinos internacionales, y España ha perdido fuelle de la misma forma en que ha aprovechado durante los últimos años la inestabilidad geopolítica en el norte de África, en países como Túnez, Egipto, y en Turquía, o incluso en Grecia. Esa recuperación va con cifras que oscilan del 40% en el caso de Egipto, al 29,2% de Turquía, el 22% de Túnez y el 14% de Grecia. De la misma forma, también se contempla la variable de que la celebración del Mundial de Rusia restó afluencia de turistas británicos a zonas como el litoral de Tarragona. La inestabilidad política, la huelga de taxistas o la primera temporada estival tras el atentado del 17-A son otros motivos que pueden ayudar a explicar el descenso en Catalunya.

El vaso medio lleno de este verano nos muestra, por otro lado, una variable relevante como es el aumento del gasto de los turistas, con una media de 1.100 euros por viajero en España el pasado mes de junio. Y ese es un dato que debería servir para ahondar en un modelo que no solo se sustente en las bondades del clima, de las playas y del ocio nocturno. En definitiva, la idea de apostar por un turismo de calidad que vaya ganando fuerza de forma paulatina a los paquetes 'low cost'.

La ciudad de Barcelona, mientras, parece estar en otra liga del turismo porque no responde a los parámetros del resto de Catalunya. Mientras el Ayuntamiento valora la recuperación de viajeros, con el auge de extranjeros, el sector de la restauración habla del peor verano de los últimos 15 años. Y es que en la capital catalana sí ha cambiado el modelo por la explosión de apartamentos turísticos, con licencia o no. Algo que ha impulsado las compras en supermercados y ha perjudicado a los restaurantes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.