Ir a contenido

Editoriales

Nuevos párkings en el centro de BCN

Si se quiere limitar el uso del vehículo privado, no parece el mejor camino conceder licencias para abrir estacionamientos privados

Cierra el popular Bracafé de la calle de Casp. / CARLOS MONTAÑÉS (VIDEO: ZML)

El histórico Bracafé, de la calle de Casp de Barcelona, cierra este viernes después de 87 años de vida. Baja la persiana porque el espacio que ocupa se destinará a la construcción del acceso a un párking del edificio. Al margen de la desaparición de otro lugar con tanta historia, un café de referencia para una gran cantidad de barceloneses, la mutación invita a la reflexión en el sentido de si no supone un contrasentido la construcción de nuevos aparcamientos con la idea de limitar el tráfico en las calles del centro de la capital catalana. Un área, casi no hace falta recordarlo, que es víctima de un constante colapso circulatorio. La reducción del uso del vehículo privado ha sido una decidida línea de actuación del actual consistorio desde que accedió al gobierno municipal después de las elecciones de mayo del 2015.

Puede parecer un detalle menor, que se cierre una cafetería para abrir un párking, pero el propio Ayuntamiento ya manifestó, hace más de una década y bajo mandato socialista, la conveniencia de no conceder licencias para la construcción de aparcamientos con el objetivo de pacificar el tráfico. Porque este reto se hace cada día más evidente si se quiere tener una ciudad más humana y sostenible. Apostar por el transporte público y el por el uso de vehículos no contaminantes suponen dos vías para conseguirlo. Como también lo puede ser no abrir más estacionamientos privados en un área donde ya existe una oferta considerable de plazas.

0 Comentarios
cargando