Ir a contenido

Abusos en la Iglesia

Francisco, yo no te creo

Francisco, yo no te creo

Olga Ruiz

Bergoglio debería estar permanentemente incómodo, constantemente avergonzado, pero no porque sepamos lo que pasa, sino porque pasa

El papa Francisco ha pedido clemencia por los abusos sexuales cometidos por la Iglesia católica, de la que él es el máximo responsable. Lo leo y, automáticamente, vuelvo a disparar esa frase desde las entrañas: "Yo no te creo". Verbalizar esa sensación, dejarla fluir, me reconforta y, a la vez, me sitúa en el único lado posible en el que se puede estar ante tanta atrocidad: el de los niños y niñas violados, ultrajados, amputados sentimentalmente de por vida.

Dicen que el Papa ha tenido una visita incómoda a la República de Irlanda. Me resulta dudosa la incomodidad del Pontífice, me genera algunas dudas sobre las causas: ¿quizás la obligación de hablar de los abusos sexuales perpetrados por sus sacerdotes?¿La publicación de un secreto que se ha ocultado durante más de 70 años? Mal asunto si esos son los motivos de la incomodidad papal.

Bergoglio debería estar permanentemente incómodo, constantemente avergonzado, pero no porque sepamos lo que pasa, sino porque pasa, ha pasado y, a tenor de su falta de determinación, más allá de rezos y letanías, seguirá pasando. El Papa debería haber mostrado su incomodidad por todos los continentes que ha visitado, debería haber pedido perdón en Brasil, en Kenia, en Suecia, en Egipto, en Cuba y en Estados Unidos, entre otros países. En todos y cada uno a los que ha viajado y a los que viajará. Pero no, su incomodidad brota al compás de informes, revelaciones, de vergüenzas al descubierto. Y entonces vuelve a pasar, mis entrañas hablan: "Yo no te creo".

Llovió en la misa multitudinaria que ofició el pasado domingo el Papa en Dublín. Lejos de encontrar una simbología divina a la lluvia, la tormenta en forma de escándalos no tiene pinta de aminorar e, incluso, podía calarle hasta los huesos. Hay un dicho que reza -otra vez, terminología eclesiástica- lo contrario, pero por desgracia, a veces, llueve eternamente. Lo hace para miles de niños y niñas que dejaron de serlo por culpa de tanto retorcimiento moral. ¿Por qué nadie hizo nada por impedir que siguiera pasando? Corresponde a Jorge Mario Bergoglio, el papa número 266 de la Iglesia católica, darles  una respuesta, por mucho que le incomode.

0 Comentarios
cargando