Ir a contenido

Hábito cotidiano

Unos estudiantes en la biblioteca Jaume Fuster de Barcelona.

CARLOS MONTAÑÉS

A favor del silencio

Care Santos

Amo los lugares sin ruido, donde callar es natural y fácil, donde el mundo no molesta

Una de las cosas que más me gusta de la calle donde vivo es el silencio. Cuando nos trasladamos aquí, pasamos varias noches sin poder dormir: el silencio era demasiado intenso. Durante años nos habíamos acostumbrado a vivir -y a dormir- en una avenida muy concurrida, que sonaba a todas horas. No nos costó adaptarnos.

También del mes de agosto valoro el silencio. Esta tranquilidad de después de comer, cuando el sol quema y todo el mundo se esconde. Me gustan las bibliotecas porque son mi hábitat, pero también porque en ellas puedo permanecer en silencio. Amo los lugares sin ruido, donde callar es natural y fácil, donde el mundo no molesta. A veces los busco y me pierdo en ellos para beneficiarme de sus efectos. El monasterio de Sant Benet de Montserrat, por ejemplo, uno de los lugares donde más silencio he encontrado en mi vida. Voy de vez en cuando para escuchar su quietud. Se lo recomiendo a todo el mundo. El silencio cura muchas cosas.

Conceptos de otro mundo

Me gusta tanto el silencio que hasta leo libros sobre él. 'The history of silence', de Alain Corbin, ha sido el último. En sus páginas, que repasan la historia de la ausencia de ruidos desde el Renacimiento hasta nuestros días, he podido conocer la relación profunda que existe entre reflexión, creación y silencio. También con la religión, entendida como introspección, reflexión y meditación. Un puñado de conceptos que hoy parecen de otro mundo y que yo me empeño en buscar -y poner en práctica- en el mío. El silencio, dice Corbin, es mucho más que la falta de ruido. No se puede inventar, filosofar ni crear nada sin silencio. La literatura no existiría sin él. Para escribir -y para leer- hace falta silencio. Pensar, dudar de lo pensado, extraer conclusiones: actividades silentes. No habría filosofía sin silencio. Tampoco amor. Tal vez nuestra época es irreflexiva porque es demasiado ruidosa.

"Hay algo inesperado en el silencio, una belleza que siempre te pilla desprevenido", escribió Jean-Michel Delacompteé. ¿Imaginan que hubiera un día del silencio, igual que hay un día sin coches? Creo que entonces seríamos muchos los que no podríamos dormir.

Temas: Vacaciones

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.