Ir a contenido

Editorial

Expulsar a los depredadores de la Iglesia

Pedir perdón y hacer promesas no basta, ante los escándalos por abusos, el papa Francisco debe tomar medidas y hacer limpieza interna

Francisco, durante el vuelo de regreso a Italia tras visitar Sudamerica en enero.

Francisco, durante el vuelo de regreso a Italia tras visitar Sudamerica en enero. / LUCA ZENNARO POOL

A raíz del nuevo escándalo de pederastia de curas católicos de EEUU, con la implicación de unos 300 sacerdotes acusados de abusar de más de un millar de menores en seis diócesis de Pensilvania, el papa Francisco reconoce "que nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón"  e incluso confiesa que la Iglesia no ha sido diligente a la hora de sancionar a los religiosos que los han cometido. Con la reiteración del 'mea culpa' por los escándalos de depredadores sexuales católicos, Bergoglio no hace sino reiterar las excusas a las miles y miles de víctimas que han sufrido y aún pagan las consecuencias, una mera solicitud de perdón que refleja la tibieza de la máxima jerarquía hasta ahora. Quizá por ello, el Papa da ahora un paso más: condena el encubrimiento de los casos por parte de la Iglesia, admite que se ha "demorado" a la hora de "aplicar acciones y sanciones tan necesarias" y asegura que se trabaja para proteger a los niños de estos abusos.

Sin embargo, el compromiso de Francisco sigue sin ser definitivo y obliga a exigirle, más que promesas, actuaciones ejemplares, denuncias públicas de los desmanes -para convencer de que ya no es la época de los encubrimientos- y sanciones que se traduzcan en expulsar a los depredadores. En el ámbito judicial, es de elogiar el comportamiento de la justicia de EEUU ante este escándalo y también un ejemplo para otras, basta con recordar el diferente tratamiento que recibió aquí el 'caso Maristas' que desveló EL PERIÓDICO.  

0 Comentarios
cargando