Ir a contenido

Editorial

Más control en carreteras convencionales

El plan de la DGT para reducir la siniestralidad solo convencerá si va acompañado de la mejora de las infraestructuras

La carretera N-240 en dirección a Montblanc.

La carretera N-240 en dirección a Montblanc. / JOAN PUIG (ARCHIVO)

La constatación de que el riesgo de morir en un accidente de tráfico en una carretera convencional es superior al triple que si se circula por una autopista o una autovía es razón suficiente para poner en marcha una ofensiva para reducir los accidentes en este tipo de vías, como planea la Dirección General de Tráfico. Más cuando arrastramos cuatro años con un aumento de la siniestralidad y los datos indican que en la última década en esta red se han producido 8 de cada 10 víctimas mortales. Solo en el año pasado, 1.103 muertes, frente a 223 en autovías y 85 en las autopistas de peaje. Ante estos datos, la DGT estudia un paquete de medidas que incluiría establecer un mayor control en estas vías, incrementar el número agentes, instalar más radares, bajar los límites de velocidad y mejorar las infraestructuras.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las cifras animan y obligan a una decidida actuación de Tráfico, aunque algunas de las iniciativas barajadas ahora ya fueron polémicas en su día y, seguramente por ello, descartadas por el anterior Gobierno. Entre ellas, la reducción del límite de velocidad de 100 a 90 km/h en las carreteras convencionales, algo que el director general de Tráfico, Pere Navarro, ya había previsto en el 2012, cuando finalizó su primera etapa en el cargo. La controversia vuelve a estar servida y no faltarán la denuncias de que es el mal estado de las carreteras la principal causa de los accidentes y de que la proliferación de radares solo tiene un objetivo recaudatorio. Pero, para evitar la pérdida de vidas no hay excusas y resultaría irresponsable que los dirigentes políticos, las asociaciones de usuarios y los conductores se pusieran de perfil. Al final, lo único que debería contar es que disminuya la estadística de fallecidos en la carretera.

Sin embargo, la Administración está obligada a dedicar más recursos para mejorar a fondo una red de carreteras convencionales que se ha ido deteriorando con los años y, particularmente, durante el periodo de crisis. Un estudio de la Asociación Española de Carreteras calcula que se necesitarían 900 millones anuales para mejorar en un plazo de ocho años este tipo de vías. La inversión es de peso, pero es imprescindible que sea uno de los pilares de los planes de Tráfico, por seguridad viaria y para sumar razones y apoyos al resto de medidas que plantee.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.