Ir a contenido

IDEAS

El escritor Edward St. Aubyn. 

RICARD CUGAT

Un verano con Patrick

Ramón de España

No paraban de llegarme recomendaciones de la serie británica 'Patrick Melrose', pero creo que no se podrá ver en España hasta octubre. Como soy demasiado torpe para descargarla de manera ilegal y, además, tengo escrúpulos morales al respecto, opté por comprarme el ciclo de cinco novelas en que está basada la serie, escritas por Edward St. Aubyn (Londres, 1960) y publicadas hace unos pocos años por Mondadori: es la mejor decisión literaria que he tomado últimamente, pues he pasado un mes estupendo en compañía del pobre Patrick Melrose, claro alter ego del autor que en televisión tiene los rasgos señoriales de Benedict Cumberbatch, mi Sherlock Holmes favorito.

El ciclo Melrose presenta al personaje en cinco momentos de su vida: a los cinco años, en la casa de veraneo en Francia, aguantando como puede a un padre cruel que no duda en sodomizarlo y a una madre alcohólica y ausente que se dedica a las buenas obras mientras pasa olímpicamente de su hijo; a los veintidós, convertido ya en un heroinómano que no sabe qué hacer con su vida y deambula por Nueva York, generalmente en busca de su camello, un negro apodado Chilly Willy; a los treinta, ya rehabilitado, pero tremendamente aburrido de la vida y de la upper class británica, que detesta aunque forme parte de ella; a los treinta y cinco, convertido en abogado y padre de familia, pero sometido a su eterna angustia vital; y a los cuarenta y dos, cansado de su esposa y enfrentado al funeral de su madre, que ha legado la casa en Francia a un embaucador religioso (una ofensa póstuma para Patrick).

Este resumen parece indicar que lo que se cuenta en las novelas de Melrose es un horror, y efectivamente lo es, pero St. Aubyn, alumno aventajado del gran Evelyn Waugh, exhibe un sentido del humor tan siniestro como eficaz. Uno acaba empatizando absolutamente con el pobre Patrick y compartiendo el desprecio que siente por una pandilla de parásitos casados con americanas ricas, una gente carente de sentimientos que no quiere a nadie, empezando por sus propios hijos. Estamos ante un fresco sensacional sobre la miseria moral de los ricos y el retrato, en parte autobiográfico, de una de sus víctimas, expuestos ambos en un tono que suscita la risa y la tristeza al mismo tiempo. Y ahora, a por la serie, que me acaba de llegar vía Amazon.

Temas: Series Libros

0 Comentarios
cargando