Ir a contenido

Fomentar la cultura

'Ciutat Maragda'

'Ciutat Maragda'

Núria Iceta

'Ciutat Maragda' demuestra que no pasa nada si se convoca a un grupo de gente 'solo' para hablar sobre libros

Uno de mis regalos de vacaciones son las dosis casi diarias de los 'podcasts' de 'Ciutat Maragda', el programa de libros de Catalunya Ràdio que dirige con tanto acierto David Guzman. A menudo he compartido en las redes la recomendación de uno u otro episodio (me encanta la nomenclatura del 'podcast'), pero hoy quisiera hablar del programa mismo.

Me he sumado siempre que he tenido ocasión, y lo seguiré haciendo, a la reclamación de más programas culturales y más cultura en los programas de los medios de comunicación públicos, por ello es de justicia agradecer y promover los que tenemos de una calidad tan grande como este. Porque 'Ciutat Maragda' no es una ciudad imaginada como la que da nombre al programa, sino una ciudad real, con ciudadanos que huyen de dos peligros: uno, el de tratar de idiota al oyente con lo peor de algunas estrategias publicitarias; el otro, el de hablar al oyente desde una altura estratosférica expresamente, más en la forma que en el fondo, haciéndolo sentir culpable por no haber leído tal o cual autor.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Guzman gestiona los tempos con delicadeza. Él y sus colaboradores, Maria Bohigas y Jordi Puntí, hablan con pasión y con naturalidad, una manera de hacer que logran contagiar a sus invitados. Se enfrentan sin prejuicios a cualquier tema, con curiosidad, la puerta de entrada a cualquier disfrute y aprendizaje. Qué gusto oírlos. Se habla de novedades editoriales y de clásicos, se invitan editores, traductores, libreros, escritores, bibliotecarios, gente de teatro, músicos... porque también la música hace acto de presencia, con una banda sonora espléndida que ayuda a respirar palabras y digerir ideas.

'Ciutat Maragda' viene a demostrar algo que muchos sabíamos, y es que no pasa nada si se convoca a un grupo de gente 'solo' para hablar sobre libros, un miedo atávico de los responsables de programación que la estimada Anna Guitart también combate con amabilidad y profesionalidad desde la televisión en su programa 'Tot el temps del món'. Si esto no es fomento la lectura, que venga Dios y lo vea.

0 Comentarios
cargando