Ir a contenido

Editoriales

Pagar por ver deporte en TV

El nuevo modelo de negocio, con defensores y detractores, ha llegado para quedarse, en beneficio de las plataformas, LaLiga y los clubs

Cámara de televisión durante la retransmisión de un partido en el Santiago Bernabéu. 

Cámara de televisión durante la retransmisión de un partido en el Santiago Bernabéu.  / JOSE LUIS ROCA

Este domingo se disputará uno de los pocos partidos de fútbol de nivel que esta temporada se van a poder seguir en abierto por televisión. En la Liga Santander solo va a poder verse sin pagar uno de los encuentros de la jornada –de los menos interesantes, todo hay que decirlo– y en la Copa del Rey, determinadas eliminatorias, las semifinales y, en función de la subasta de la Federación, la final y un evento como el de la Supercopa que mañana enfrenta, en Tánger, a Barcelona y SevillaEl resto de las competiciones, se verán en plataformas de pago, principalmente a través de Movistar+, la gran vencedora de las distintas subastas en la pugna por las retransmisiones del mercado futbolístico. Esta temporada, la plataforma de Telefónica emitirá los encuentros (ocho de primera más el Partidazo) gracias al acuerdo con Mediapro, que ostenta los derechos, pero en la siguiente (desde el 2019 hasta el 2022), Movistar+ será la propietaria en exclusiva, sin tener que recurrir a otras empresas del sector, con lo que ello representa de aumento de sus ingresos por publicidadOrange TV también ofrecerá el mismo paquete, en función de los requerimientos de la CNMC, que le permiten acceder a una parte de la oferta 'Premium', pero no así Vodafone, que ha renunciado al mercado. En cuanto a la competición europea, la situación es más radical, por cuanto Movistar+ tiene los derechos de explotación hasta el 2021, mientras que Mediapro se queda con el negocio en bares y locales públicos. En consecuencia, ya no podrá verse ningún partido de la Champions en abierto, como ocurría hasta ahora con Antena 3 y TV-3, y solo se emitirá un partido por jornada de la Europa League.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Estamos, pues, ante un panorama que, con el tiempo, ha ido derivando hasta esta situación cada día más irreversible, con el factor determinante de que la apuesta de Movistar+ también se cifra en otros deportes, como el baloncesto, la fórmula 1 y el Mundial de motociclismo. Es un modelo de negocio implantado con notable éxito en otros países (especialmente en Gran Bretaña), que gira en torno a la competición como espectáculo, beneficiando tanto a la plataforma ganadora de la subasta como a LaLiga, que está temporada ganará 1.300 millones de euros, y, en consecuencia, a los clubs, que así aumentan su capacidad económica. Un modelo cada día más consolidado de ver deporte, con defensores y detractores, que ha llegado para quedarse.