Ir a contenido

EDITORIAL

Dura condena y más indefensión

Es urgente dotar a la justicia de una mirada de género, cabe dar prioridad a la protección de la víctima

Juana Rivas, el 18 de julio, en el Juzgado de lo Penal 1 de Granada.

Juana Rivas, el 18 de julio, en el Juzgado de lo Penal 1 de Granada. / EFE / POOL

Cuesta no sentir inquietud y tristeza ante la sentencia que condena a Juana Rivas a cinco años de cárcel y a ser privada de la patria potestad sobre sus hijos durante seis años. Inquietud porque no ha tenido en cuenta la denuncia por malos tratos interpuesta por Rivas hace dos años. Y tristeza porque esa forzada separación de sus hijos es lacerante. Terrible para tantas mujeres atrapadas en situaciones similares. El caso es complejo y no puede soslayarse que la expareja de Rivas ya fue condenada por maltrato en el 2009. Es evidente que Rivas fue mal asesorada. Cuando huyó con sus hijos cometió un delito. Creyó que la fuerza de la opinión pública bastaría para defenderla. Y no ha sido así.

Más allá de los entresijos del caso, resulta significativo los recelos que la condena ha generado. Imposible no relacionarla con las últimas y cuestionadas sentencias por violación. Es urgente dotar a la justicia de una mirada de género. La violencia machista es una tragedia estructural que requiere respuestas particulares. Si no existen, solo crece la desconfianza. Cabe dar prioridad a la protección de la víctima. Los ritmos de la justicia son trágicamente lentos. Las órdenes de alejamiento no frenan el horror. Muchas mujeres maltratadas se ven obligadas a entregar los hijos a su verdugo. La sentencia sobre Rivas dice alto y claro que huir no es la solución. Pero, ¿cuál es? Si la justicia no se convierte en refugio para las mujeres, las condena a la indefensión.