Ir a contenido

Ola feminista

Protesta contra la violencia machista en Madrid.

ANDRES KUDACKI (AP)

La historia de los hombres

Jenn Díaz

Haciendo un repaso por su vida, la cómica Hannah Gadsby indagando en sus conocimientos de artistas como Van Gogh o Picasso, desmonta todos los mitos de la historia que ha sido contada por hombres

"La historia la habéis contado vosotros. El poder es vuestro. Y si no podéis lidiar con ello, aceptar una broma o lidiar con vuestra propia tensión sin violencia, tenéis que preguntaros si realmente estáis a la altura de estar a cargo de todo". No son mías, las palabras, sino de Hannah Gadsby en 'Nanette', un espectáculo de comedia lleno de vida, de ternura, de inteligencia y de, también, tristeza. La tensión no es incompatible con la risa, ni con la ira, y en 'Nanette', es muy difícil discernir entre una cosa u otra. Hannah Gadsby necesita contar su historia de verdad, y hasta ahora ha contado su historia a través del humor, pero su historia, que es la de millones de hombres y mujeres vulnerables, no puede quedarse instalada para siempre en la comedia. Porque estaría faltando a la verdad.

Todos sabéis, dice, que no hay nada más fuerte que una mujer rota que se ha rehecho a sí misma. El público la aplaude y la reconoce: Hannah lleva años teorizando y convirtiendo su vergüenza, su pudor y su dolor en monólogos y chistes. Una mujer que no encaja en los cánones que la sociedad nos ha vendido como normales, una mujer que crece en un pueblo en que la homosexualidad es considerada un delito y un pecado, una mujer que no ha comprendido al fin que crecer entre homofobia te convierte en homófoba incluso cuando tú misma eres el foco de la propia rabia.  

La lucidez de Hannah Gadsby durante poco más de una hora desactiva todas las distancias que procuras llevar a un 'show' de comedia. Haciendo un repaso por su vida, indagando en sus conocimientos de artistas como Van Gogh o Picasso, desmonta todos los mitos de la historia que ha sido contada por hombres. De ahí el principio: ¿realmente están los hombres, que nos han contado la historia, que nos han dominado, que nos han utilizado como musas, vírgenes o putas, que nos han dicho cómo debemos ser y cuándo adaptarnos, realmente los hombres blancos heterosexuales están a la altura de estar a cargo de todo? Hannah Gadsby ha entendido que su historia no puede contarse ni desde la comedia ni desde la ira. Los hombres van a tener que dejar paso a historias como la suya, porque no son tan excepcionales como nos han querido hacer creer.