Ir a contenido

Análisis

El 'podcast' es un producto digital en pleno crecimiento

Escuchar archivos sonoros, lo que se conoce como 'podcasts', se ha convertido en una actividad diaria del consumo digital. Las grandes empresas tecnológicas y mediáticas están dedicando especial atención a este mercado. De hecho, Google ha reavivado este interés en los últimos meses. ¿Qué está pasando? La respuesta pasa por dos ámbitos: el tecnológico y el económico.

La palabra 'podcast' nació fruto de la contracción entre iPod y 'broadcast' en el año 2004. La popularidad del término se incrementó cuando al año siguiente Apple incluyó un directorio de podcasts en su catálogo online (iTunes). Inicialmente se pensó para programas radiofónicos para ser consumidos de forma autónoma, lo que se conoce como ‘a la carta’. Posteriormente se ha ampliado a productos nativos, creados para esta única modalidad y con tipología muy diversa (de autor, generalista, temático, etc.).

Hace unos meses Google lanzó la nueva aplicación de podcast para Android, de forma separada al Google Play Music. Ahora se llama “Google Podcast”, que es más fácil de usar y encontrar contenidos. Esto en si mismo no es una ninguna novedad, sino que lo destacable es que ahora el gigante tecnológico haga una apuesta decidida por el audio. De hecho, lo relevante es que ha añadido una funcionalidad en su motor de búsqueda (Google Search) y en su asistente digital (Google Assistant) para facilitar que los resultados incluyan también el audio y no sean únicamente de texto, imagen y video.

Este crecimiento del 'podcast' se explica por diferentes motivos. El consumo 'a la carta' y en 'streaming' está al alza. El uso generalizado del móvil ha favorecido todo tipo de 'podcasts' para uso individual. La selección de contenidos vía catálogo es muy propia de los nativos digitales; así lo constatan todos los estudios y datos que apuntan a un crecimiento considerable de este mercado.

Además, la llegada de los asistentes digitales a través de la venta de productos como los altavoces inteligentes (como el Amazon Echo o Google Home) convierte a los 'podcasts' en parte de los contenidos (noticias, música, audiolibros, etc.) que se pueden ofrecer a través de estos aparatos.

La gran incógnita está en cómo monetizar los 'podcasts'. Para conseguirlo, el primer paso es alcanzar relevancia suficiente entre la inmensidad de contenidos disponibles, convirtiendo la promoción o la recomendación en elementos esenciales para llegar a la audiencia deseada.

Uno de los sistemas utilizados es la suscripción, que tiene como resultado la fidelización de los oyentes. Normalmente los 'podcasts' se pueden escuchar de forma gratuita, siendo la publicidad o el patrocinio las principales fuentes de ingresos. El pago por suscripción para 'podcasts' todavía no está generalizado, aunque todo llegará.

El dato relevante lo aporta Google vinculándolos a su buscador, que es su principal fuente de ingresos vía publicidad, o como servicio de valor añadido a sus altavoces. Este es solo un camino para explorar con la llegada masiva del Internet de las cosas, donde los 'podcasts' se pueden convertir en uno de los servicios estrella del futuro más próximo. La voz y el sonido siempre han tenido un gran atractivo y en la era digital todavía más. Tiempo al tiempo.

0 Comentarios
cargando