Ir a contenido

El auténtico Mundial

Mikel Lejarza

Colóquese en un cruce de calles de su ciudad y cuente los coches que pasan durante unos minutos. Comprobará que son muchísimos, pero de pocas marcas. Si el mismo test se hiciera en otros  países o continentes, el resultado sería el mismo. Conclusión, millones de coches, pero apenas una quincena de marcas. Ocurre algo similar en otros sectores, en la era digital el objetivo solo puede ser global, y el audiovisual no es ajeno a ello. Una oferta inabarcable de canales y plataformas, pero de no más de una decena de grupos multinacionales.

El crecimiento de Netflix esconde una deuda que crece tanto que, para algunos, en breve será ingobernable

De todos, Netflix es quien más ha cambiado el paisaje audiovisual. Para algunos, su crecimiento esconde una deuda que crece tanto, que en breve será ingobernable. Para otros, es inversión en un futuro que se prevé brillante, de ahí que su valor en bolsa se haya duplicado en lo que llevamos de año.

Enfrente, Disney es el estudio que mejor representa la historia y tradición de lo que conocemos como Hollywood. Pero presionado por la expansión de Netflix, ha anunciado su propio servicio de ‘streaming’, lo que supone un cambio crucial en la estrategia de la histórica compañía, y para competir  han adquirido los activos de la Fox para crear lo que ya se conoce como su propia DisneyFlix.

El tercero en discordia es Amazon, que desde su liderazgo indiscutible en el comercio electrónico continúa reforzando, aún tímidamente, su oferta audiovisual. Pero ya son líderes en mercados como el alemán y su potencia económica los hace temibles para el día en que decidan pisar el acelerador.

"Nuestros viejunos políticos siguen creyendo que es imprescindible controlar las cadenas públicas para ganar elecciones"

Otros contendientes: Instagram, la compañía propiedad de Facebook quiere ser una televisión para jóvenes y no lo disimula. Kevin Systrom, su CEO, utiliza un argumento sencillo: "Los adolescentes consumen cada vez menos televisión, pero están viendo más vídeos que nunca". Por eso han lanzado IGTV, su nueva aplicación de vídeo de formato largo, que tendrá ingresos por publicidad asociada a los contenidos a dividir entre los gestores de la 'app' y los creadores. Incluso ya se habla de ofertas bajo suscripción. No es ninguna broma. Más del 50% de los usuarios de medios sociales de EEUU estará en Instagram a finales de año, unos 104 millones de personas, un 13% más que el año pasado, según eMarketer.

El rival que pretenden batir es YouTube, propiedad de Google, que acaba de presentar YouTube Music para competir con Spotify,  y YouTube Premium para poder ver vídeos sin publicidad y bajo suscripción. Apple también quiere jugar este ‘Mundial’ y ha llegado a acuerdos para producir programas de TV con Oprah Winfrey y Steven Spielberg.

La compañía telefónica AT&T, una vez cerrado el acuerdo de adquisición de la Warner, no solo pretende mejorar HBO, sino que están desarrollando una plataforma de publicidad en tiempo real para competir con Facebook y Google ofreciendo a las compañías la oportunidad de colocar sus marcas junto a contenido ‘premium’.

Añadan a este panorama dos o tres compañías locales más por cada país importante, y estos son los que jugarán por el campeonato del mundo de la comunicación. Mientras, ignorando esta realidad global, nuestros viejunos políticos continúan creyendo que controlar las cadenas públicas es imprescindible para ganar las elecciones.

0 Comentarios
cargando