Ir a contenido

Dos miradas

Está a punto de nacer la raza de especialistas que nos dirán el significado de la ratafía en las relaciones entre Catalunya y España

Si los kremlinólogos eran aquellos que estaban pendientes de cualquier gesto del politburó, por pequeño que fuera, ahora, aquí, está a punto de nacer la raza de los ratafiólogos, los que nos dirán qué significado tiene la ratafía en las relaciones entre Catalunya y España. Hago una previa: en el hipotético caso de que algún lector decidiera hacerme un regalo, le pido con toda cordialidad que no piense nunca en una ratafía. A pesar de ser "país, paisaje, color, luz, familia y tradición", como dice el presidente Torra, yo preferiría un Johnny Walker, que es lo que bebía el señor Pla. Lo lamento profundamente. No tengo ninguna duda de que la ratafía "nos une, nos divierte y es parte de nosotros mismos" y que "nos hace más fuertes como país", pero yo me decanto más por los macerados y los destilados extranjeros, preferiblemente secos y no tan pegajosos como este licor de hierbas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Dicho esto, la Ratafia Corriols tiene su qué. En la etiqueta, finísima, muy elegante, leemos: "Los senderos ('corriols') son caminos estrechos de bosque; encontramos los hitos, las señales compartidas que marcan el camino natural a seguir". Los ratafiólogos se están frotando las manos. ¿Un mensaje oculto de Torra en forma de licor? Por cierto, la Corriols está elaborada con hierbas del territorio de Les Guilleries salvados de la MAT por la presión popular. Es "cercana y nos representa". Eso sí, producida y embotellada en Licors Portet de La Pobla de Segur, en la otra punta de Catalunya. Cosas de este país.

0 Comentarios
cargando