Ir a contenido

ANÁLISIS

La mano, símbolo contra las agresiones sexuales en los Sanfermines.

DANNY CAMINAL

Un San Fermín feminista

Ana I. Bernal-Triviño

Un San Fermín feminista es un San Fermín por la igualdad, como deben de serlo todas las fiestas; desde la Feria de Abril a la de Málaga, como una salida a un bar

En mi cuenta de WhatsApp, en la de Telegram, en mis grupos de Twitter… En todos he tenido el mensaje viral de vestir de negro con motivo de San Fermín. Desde entonces, ha surgido un debate intenso en el movimiento feminista. La propuesta llegaba desde Valencia y es ahí donde surge la divergencia, porque no se tuvo en cuenta a las compañeras feministas de Navarra.

He visto desde conversaciones donde se acusaba a las compañeras de Pamplona de no ser solidarias, mezcladas con otras conversaciones sobre el maltrato animal y compañeras de Pamplona pidiendo que se las escuchara en la reivindicación de su espacio, porque cada una conoce la idiosincrasia de sus fiestas. Así lo han señalado las compañeras feministas navarras que, si por algo se caracterizan, es por encabezar años de denuncia de la violencia machista en San Fermín. Son ellas las que han puesto voz a las víctimas silenciadas y las que han promovido la autodefensa. Son ellas las que han argumentado que son pocas las que entran en la plaza durante el chupinazo, por lo que el acto simbólico de vestir de negro apenas tendría repercusión. Además, recuerdan que en el 2015 o 2016, días anteriores al 7 de julio organizaban 'El miedo va a cambiar de bando', una manifestación de denuncia contra las violencias machistas donde todas iban de negro.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En estas charlas también se han escuchado recriminaciones de por qué la víctima de 'La manada' ha protagonizado más manifestaciones y atención de medios que otras. Ese es un debate peligroso, porque el dolor y la tragedia de cada víctima no puede ponerse en balanza para luchas internas. Bien saben las compañeras de Pamplona que el caso de Nagore, asesinada hace 10 años en San Fermín, fue silenciado e invisibilizado de forma constante. Es por ello que el caso de 'La manada', además de ser una violación múltiple, ha acaparado más atención por producirse en el contexto de las fiestas de San Fermín. Y, sin duda, son las múltiples 'revictimizaciones' y errores en el proceso judicial, apoyado con un abogado que mediatizó el caso, el hecho de haya tenido más protagonismo. San Fermín ha sido, desde hace años más recientes, un foco visible para comprobar cómo bajo el concepto 'fiesta' el patriarcado ha deshumanizado a las mujeres, convirtiéndolas en uno de los motivos más de ocio.

Un San Fermín feminista es un San Fermín por la igualdad, como deben de serlo todas las fiestas; desde la Feria de Abril a la de Málaga, como una salida a un bar. Porque queremos disfrutar de la diversión, de bailar, beber o hablar con alguien que acabas de conocer sin miedo a que pueda ocurrir algo. Porque tenemos los mismos derechos de disfrutar, libres de violencias y agresiones. Porque no se puede establecer la idea de que cualquier fiesta es una excusa para abusar o violar. Porque entonces, las fiestas dejarían de ser de toda la ciudadanía para ser solo de hombres. Y eso, en una sociedad democrática donde la igualdad debe ser norma, no se puede consentir. Contra la violencia, tolerancia cero, porque también son nuestras las calles y las fiestas.

0 Comentarios
cargando