Ir a contenido

La clave

Los presos y la separación de poderes

Enric Hernàndez

No coreen ante el 'president' Quim Torra el cántico 'llibertat presos polítics', pues no está en sus manos concedérsela. Ni en las de Sánchez

El traslado a cárceles catalanas de los líderes independentistas procesados, a la espera de un juicio aún sin fecha a la vista, no aminora la desmesura que entraña la prisión preventiva. Constituye, eso sí, el primer mensaje de distensión que emiten los poderes del Estado, en su conjunto, desde los sucesos de octubre y la posterior ofensiva judicial contra los jefes del 'procés'. De entrada, la mudanza mitigará el injusto castigo a sus familiares, hasta ahora obligados a recorrer miles de kilómetros  cada semana para poder visitarlos, y de paso facilitará la preparación de sus defensas. El siguiente paso, tan inexcusable como incierto, debería ser su puesta en libertad provisional, a la espera de la celebración de la vista oral en el Tribunal Supremo. Pero eso ya es harina de otro costal.

Habrá quienes, guiados más por el afán de venganza que por sus conocimientos jurídicos, reclamen para los impulsores de la tentativa secesionista una larga estancia a la sombra. Olvidan --o ignoran-- que cumplir la legislación es un imperativo tanto para los políticos como para los jueces, y que el encarcelamiento cautelar, para no convertirse en una condena anticipada, debe aplicarse de forma excepcional. Otros, guiados por sentimientos distintos pero igualmente legos, exigirán al Gobierno de Pedro Sánchez que excarcele ya a los "presos políticos"... como si estuviera a su alcance hacerlo.

EL APACIGUAMIENTO

Para quienes no tengan claro el concepto de la separación de poderes, el ingreso en prisiones catalanas de los nueve dirigentes independentistas será una buena lección. Catalunya, como los 'lander' alemanes y los estados de EEUU, goza de competencias sobre el sistema penitenciario, pero la última palabra sobre la libertad del reo la tiene la justicia. No coreen ante el 'president' Quim Torra el cántico 'llibertat presos polítics', pues no está en sus manos concedérsela. Ni en las de Sánchez; hete aquí la separación de poderes. Otra cuestión es que el apaciguamiento del conflicto ayude a paliar sus dramáticos efectos penales... 

0 Comentarios
cargando