Ir a contenido

Utopía frente a macroeconomía

Desde otro ángulo

Care Santos

Sería sensato dejar de imaginar que el mundo se divide en fronteras y seres humanos diferentes unos de otros

Desde que la humanidad los inventó, los números se han convertido en el lenguaje universal. Todo es numérico. El dinero fue y es el primer orden universal. No todo el mundo cree en Alá, ni en el comunismo, ni en los derechos humanos, pero todos, sin excepción, creen en el dólar. Eso dice Yuval Noah Harari, experto en procesos macrohistóricos, en su ensayo 'Sapiens'. Un libro para ver las cosas desde otro ángulo. De obligada lectura.

Numéricamente, la natalidad en Barcelona es una catástrofe. Lo hemos sabido esta semana: en la capital catalana nacen menos niños que nunca. Las muertes superan en mucho a los nacimientos. Cuando los niños de la generación del 'baby boom', entre los que me cuento, tengamos 80 años, viviremos en uno de los países más envejecidos del mundo.

Más población y los mismos recursos

El mundo. Ese balón superpoblado. En el año 2050 seremos 10.000 millones. Con los mismos recursos, o casi. Dependeremos de nuestra capacidad para crear cultivos que crezcan más rápido y de nuestras reservas de agua. En cambio, la esperanza de vida aumentará. En los países subsaharianos donde hoy se vive hasta los 55 años, se podrán alcanzar los 65. ¿Adivinan en qué parte del mundo se llegará holgadamente a los 85? Ergo: la gente continuará migrando, muriendo en viajes inhumanos en pos de una felicidad que tal vez no existe. Y los privilegiados del mundo continuarán tratando de evitar que lo hagan, porque su llegada podría poner en peligro sus cifras.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ya sé que si fuera tan fácil no se resolvería en una columna, pero ¿no parece más sensato cambiar de punto de vista? Por ejemplo, felicitarnos por ser uno de los pocos países que no crece y crece sin control. Aprovechar esta circunstancia para acoger a aquellos que no tienen futuro. Invertir en sus países de origen, para que puedan tenerlo. Dejar de imaginar que el mundo se divide en fronteras y seres humanos diferentes unos de otros.

Lo sé, lo sé, los 'hooligans' del capitalismo me acusarán de utópica. Pero, puestos a apostar por invenciones, prefiero creer en la utopía que en la macroeconomía.

0 Comentarios
cargando