Ir a contenido

Intensidad informativa

Estos últimos días los pros han vencido por goleada a los contras en las portadas y telediarios

Hay semanas que nunca deberían terminar. Empecemos por lo gordo: Kim Jong-un y Donald Trump, volumétricamente simétricos de tupé y body, se han dado la mano en Singapur, etimológicamente Ciudad León. De momento, dicen,  no habrá tercera bomba atómica, e incluso se baraja a Donald como próximo Nobel de la Paz, a no ser que prospere  la demanda de la fiscalía  de Nueva York contra su fundación  benéfica -para él- por altas irregularidades contables  y el personaje pueda ser instado a dimitir.

El grande de la semana ha sido, por partida doble, Grande-Marlaska, partidario de retirar a la de ya las concertinas

Acaban de hacerlo el fugaz  Huerta -con el beneplácito de Ana Rosa- y Lopetegui, y ya veremos qué pasa con el Planas de agricultura, pesca y alimentación, pescado por la justicia  como presunto ladrón de agua del grifo. Entendámonos: lo de Julen es más bien un secuestro de Florentino que una despedida a la francesa; elegancia, nula, aunque  los culés también la perdemos al aplaudir a manos rotas las cagadas del Madrid. Dios nos ha castigado: Griezmann no vendrá.

El grande de la semana ha sido, por partida doble, Grande-Marlaskapartidario de retirar a la de ya las concertinas -que suenan a Mozart, pero son alambradas de cuchillos cortantes- de las vallas de Ceuta y Melilla, así como por estar por la labor de acercar a los presos catalanes siempre que el tiempo y la autoridad Llarena -¿quién manda aquí?- no lo impidan;  de  manera que alguna de las celdas que queden libres podría ocuparla Urdangarin el próximo lunes, aunque al parecer dispone de servicio de rejas a la carta.

También ha estado muy bien la exconsellera Ponsatí al declarar desde Escocia: “El Govern jugaba a póquer, pero iba de farol”. !Brava! Y un !bravo!  también para el recién presidente Sánchez por estar buscando fecha para hablar con el MH president del Interior -que no creo que comparta el regreso a la realidad de Ponsatí- así como por rescatar decididamente en alta mar al Aquarius con 629 vidas que ni la nueva Italia ni los Caballeros de la Orden de Malta quisieron, como Rajoy, acoger; aunque, por otra parte el presi debería andarse con cuidado, porque si de seis ministros varones dos le salen rana,  el porcentaje da pánico: pésimo casting. Cero patatero para Borrell: un ministro de Exteriores y Cooperación que esté en su sano juicio no debería cooperar a atizar el fuego soltando incendiarias barbaridades sobre Catalunya, a no ser que la considere tierra extraña.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Vaya, que esta semana los pros han vencido por goleada a los contras en las portadas y telediarios. Y están los mundiales con sus memes-!pobre Roja, sin papá!-, el jueves llega el veranito y el próximo sábado veremos arder en la hoguera los muebles viejos que tanto nos han acompañado. Sí, soy optimista. ¿Pasa algo? Diría que sí, que están pasando cosas.

0 Comentarios
cargando