Ir a contenido

Dos miradas

Hay quien recurre a la Biblia o a los Vedas hindús, pero hay quien se conforma con una cerveza fresquita cerca del mar

Cuando amas lo que tienes, tienes todo lo que quieres, porque, a veces, lo que buscas está tan cerca que cuesta verlo, aunque lo normal, lo que tienes al alcance, a veces llega a ser extraordinario. En resumen, lo mejor de la vida está en saber disfrutar de las pequeñas cosas, y todo depende del cómo, sabiendo que este "cómo" solo depende de ti. Es decir, conviene levantarse, dejar la toalla en la playa y entrenar el alma, gritar un "vale" ruidoso y contundente que sirve para todo y reconocer que está bien saber lo que quieres si resulta que lo que quieres es ser feliz. Eso sí, no debes dejar que nadie escriba la letra de tu vida. Tienes que ser tú, y tienes que pensar que lo bueno nunca acaba si hay algo que te lo recuerda.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Muchos de ustedes pueden pensar que he enloquecido o que ahora dedico mis esfuerzos a redactar un manual de autoayuda. Lo lamento: se equivocan. Las lecciones morales y sentimentales que acabo de escribir más arriba no son mías, sino que están extraídas de los auténticos eslóganes de diez años de anuncios de Estrella Damm, al calor del verano. Mezcladas y combinadas se convierten en un decálogo (flexible, cada uno puede adaptar a su caso particular) de la felicidad mediterránea. Hay gente que recurre al Eclesiastés de la Biblia, al 'Capital', a Paulo Coelho, a los Vedas hindús o a Lao Tse. Los hay que se conforman con una cerveza fresquita, cerca del mar, con música de fondo, en Formentera.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.