Ir a contenido

EL DIÁLOGO

Encuentro de Quim Torra y Miquel Iceta, el pasado 8 de junio, en la Generalitat.

¿Está Quim Torra empezando a moverse?

Joan Tapia

El 'president' reivindica el referéndum del 1-O, pero insiste en negociar con Pedro Sánchez sin ninguna línea roja

El 'president', Quim Torra, ha dicho que no renuncia ni a invocar el referéndum del 1 de octubre ni la DUI del 27-O. José Luis Abalos, ministro de Fomento y quizá el político de más confianza de Pedro Sánchez, preguntado el domingo por el 'Abc' sobre los límites del diálogo, afirmó:  "Las ideas no están penadas, se actúa contra actos… Los límites son los márgenes que permita la legalidad. Ninguno más. Al margen de la consideración política que tengamos, no deja de ser presidente de la Generalitat". O sea, que Torra piense y diga lo que quiera; mientras no se salga de la legalidad se puede hablar. Interesante.

Miquel Iceta ha dicho repetidamente que los dos gobiernos deben negociar, que la unilateralidad no es posible y es un mal negocio para Catalunya, y que aquí hay que llegar a un pacto interno porque el 47% solo es el 47%. El viernes se vio con el 'president' Torra y parece que la reunión no fue un fracaso.

En todo caso, Pedro Sánchez llamó a Torra cinco horas después y acordaron verse "muy pronto". Este lunes, Xavier Domènech se ha entrevistado con el 'president' y le ha propuesto crear una mesa de diálogo en Catalunya para alcanzar grandes acuerdos de país. ¿Tiene esta mesa algún parecido con el pacto interno que sugiere Iceta?

En todo caso, la portavoz del Govern, Elsa Artadi, la encontró positiva, aunque puso ejemplos anteriores en los que los partidos secesionistas trabajaron con organizaciones simpatizantes como en el Pacte Nacional pel Dret a Decidir. No sería el caso, porque el consenso debe lograrse entre las fuerzas parlamentarias que son las que tienen un mandato popular. El muy meritorio Centre Excursionista de Catalunya es otra cosa. Lo sugerente es que Artadi no descalificó la idea y que de la propuesta de reforma de la Constitución de Meritxell Batet solo dijo que era imprecisa y se tenía que concretar. Nada de que era una pantalla ya pasada. Interesante.

Una segunda reunión

Por otra parte, Torra en una entrevista en el 'Ara' ha hablado mucho del 1-O, pero también ha dejado claro que desea dialogar y negociar con el Gobierno de Madrid sin ninguna línea roja. Y que de la próxima reunión con Sánchez lo que espera es un acuerdo para otra nueva reunión. Todavía más interesante.

¿Puede estar el independentismo empezando a revisar algunos planteamientos? El 'president' Torra habla en términos épicopatrióticos del 1 de octubre y reclama la libertad de los presos políticos. Es su opción, pero la 'exconsellera' Clara Ponsatí, que está en Escocia y no en Estremera, acaba de afirmar que el Gobierno Puigdemont jugaba al póker al reclamar la independencia y que además lo hacía de farol.

Si es así -y nadie ha desmentido a Ponsatí- alguna responsabilidad en todo lo que ha pasado después de las leyes de desconexión de septiembre pasado (incluidas las prisiones) deben tener los que jugaban a póker y de farol con el pueblo catalán y el Estado español.

Sea por convicción, por frío cálculo, o porque negar persistentemente la fuerza de la gravedad solo lleva al desastre, Torra debe moverse y revisar posiciones. ¿Lo está empezando a hacer?  

0 Comentarios
cargando