Ir a contenido

LA LUCHA POR LA IGUALDAD

Colaboración entre mujeres, nueva forma de pago

Imma Sust

¿Estamos luchando para cobrar lo mismo que los hombres y tú, mujer X, pretendes pagarme cero por mi trabajo porque soy una mujer?

Ya tenemos nuevo Gobierno. No sabemos si funcionará o no, pero algunos y algunas estamos encantados con la fotografía. Un montón de mujeres y dos homosexuales. Este Gobierno me da esperanza. Estamos en un punto, en que tenemos que luchar por la igualdad, confiar en que las mujeres ya estamos dentro y no anclarnos en posiciones demasiado radicales. Ni todas las feministas son unas hembristas ni todos los jefes unos acosadores. Igual ya ha llegado la hora de dejar de pelear y empezar a sumar.

Y cuando estoy en esa nube maravillosa, una mujer me llama por teléfono para ofrecerme un trabajo. No os voy a contar de que se trata, solo que no forma parte de ningún proyecto solidario y que la señora en cuestión no es amiga mía. Dicho esto, la mujer X  me propone un trabajo de guión y presentación que me tendrá un par de días ocupada. Cuando le pregunto por la remuneración económica, me responde con voz titubeante: "No. En principio no tenemos presupuesto". Sí, esto pasa en el mundo de la cultura. Personas que ni siquiera te conocen, te llaman y te piden que trabajes gratis. No lo he hecho nunca y nunca lo haré. Igual es que me quiero demasiado. No exigí mucho, solo algo. Lo que sea. La respuesta de la mujer X fue la siguiente: "Nunca hemos pagado y preferimos mantenernos en la línea de colaboración entre mujeres". ¿Perdón? Casi me caigo de la silla. Si no empezamos a cuidarnos y a valorarnos entre nosotras, vamos a acabar peor que Defred en 'El cuento de la criada'.

Yo, si no os importa, prefiero colaborar entre profesionales, sean hombres o mujeres. ¿Estamos luchando para cobrar lo mismo que los hombres y tú, mujer X, pretendes pagarme cero por mi trabajo porque soy una mujer? Y como tú también lo eres, pues te tengo que ayudar. ¿En serio? Si fueras feminista de verdad, señora X, si realmente te importaran los derechos de las mujeres, sacarías pasta de debajo de las piedras, para pagar a todas las profesionales que trabajan para ti. No pagar es indigno del siglo en que vivimos. Lo más triste, es que nos estamos acostumbrando demasiado a hacerlo. A no pagar y a no cobrar.

0 Comentarios
cargando