Ir a contenido

DOS MIRADAS

Quién iba a decir que Sánchez daría el paso más contundente hacia ese estado feminista que tantos anhelamos

De repente, mientras se iban conociendo los nombres de los nuevos ministros, un Gobierno plagado de mujeres en áreas de gran relevancia, se descubría la España que siempre estuvo ahí, pero que hacía demasiado que andaba cubierta por la caspa del PP. Por su visión cerrada y fosilizada del país y del mundo, por sus cantos a la Legión, sus vírgenes condecoradas y esa superioridad moral que solo pretendía cubrir sus corruptelas. Es curiosa la caspa. Tan pronto se posa en un espacio como se traslada otro, con la rapidez del viento, con el acierto o el desacierto de las decisiones, con la cortedad o la amplitud de miras. Esas 11 mujeres con sólidos currículos profesionales son el rostro de un Gobierno que Pedro Sánchez ha definido como feminista y europeísta. Una conquista que se suma a la voluntad que llenó las calles el 8 de marzo. Al grito de 'Ni una menos' o 'Te creo, hermana'. Un clamor que une a jóvenes y mayores, de todos los barrios, de todos los acentos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El feminismo es la (r)evolución más ilusionante, sincera e innegociable de la actualidad. Ha llegado para quedarse. Lleva siglos de lucha y nunca ha tenido el poder de su parte. Ha ganado con dolor cada milímetro de su avance. No ha sido diseñada por un 'power point' ni desde las poltronas del poder. El feminismo es justicia, igualdad y futuro. Quién iba a decir que Sánchez daría el paso más contundente hacia ese estado feminista que tantos anhelamos.  

0 Comentarios
cargando