Ir a contenido

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El rapero mallorquín Valtònyc.

"No al Estado terrorista"

Andreu Pujol Mas

España está profundizando peligrosamente en su autoritarismo: basta con tener memoria

El pasado lunes Joan Mangues, un joven igualadino de 21 años, tuvo que ir a Madrid a declarar. Se fijaron en él por haber escrito un tuit denunciando la muerte del mantero madrileño Mame Mbaye durante una persecución policial. Pocas horas antes del forzoso trayecto de Joan nos enterábamos de que Evaristo Páramo, cantante de la mítica banda de punk La Polla Records, había sido denunciado después de un concierto por haber gritado "policías, ¡sois unos hijos de puta!". Hemos visto, también, como el rapero Valtònyc tenía que exiliarse para evitar ser encarcelado y próximamente veremos como Pablo Hasél, quien comparte género musical con el mallorquín, puede terminar encerrado.

Podríamos referirnos al "fuck the police" de los americanos N.W.A. para entender qué es el rap, o al "God save the queen" de los Sex Pistols, que acusaba a Isabel II de sostener un régimen fascista, para conocer el espíritu del punk. Pero no necesitamos el referente de otros países, ni fijarnos en las decisiones que se toman en los juzgados europeos cuando se trata de los exiliados políticos catalanes, para ver que España está profundizando peligrosamente en su autoritarismo: basta con tener memoria.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En 1995 el cantante punk Manolo Kabezabolo sacaba su primer disco de estudio con una canción que gritaba "militares, subnormales, parásitos sociales". En 1987 los pioneros Skatalà alborotaban los jóvenes barceloneses denunciando los "malnacidos uniformados que patrullan las calles", los "asesinos del Estado". Un año antes, en 1986, los navarros Barricada publicaban 'No hay tregua', que contiene la canción homónima en la que se narra la vida clandestina de un miembro de ETA con cierta dosis de romanticismo. En 1997 los Brams ilustran la portada de su disco 'Al Liceu' con una bomba Orsini y piden que los empresarios se pongan bien juntitos para que "con una sola bomba baste". Y ya decía Evaristo en 1985: "No al Estado terrorista que encierra a quien le sobra".