Ir a contenido

ANÁLISIS

Pedro Sánchez en la tribuna del Congreso.

JJ GUILLEN (EFE)

Los pobres argumentos de Pedro Sánchez han sido suficientes

Astrid Barrio

El líder del PSOE ha dicho lo suficiente como para que a toda la oposición le resulte muy difícilmente justificable seguir manteniendo a Rajoy sin quedar en evidencia

La moción de censura que el PSOE ha presentado contra Mariano Rajoy es la primera de cuantas se han presentado cuyo desenlace no se conoce de antemano. Tanto la moción de censura que presentó Felipe González a Adolfo Suárez, la de Antonio Hernández Mancha a González y  la de Pablo Iglesias al propio Rajoy estaban destinadas al fracaso. Esas sí que fueron mociones puramente instrumentales puesto que no pretendían derrocar al Gobierno, porque no podían, sino que simplemente tenían por objetivo publicitar una alternativa ante los ciudadanos. Nada de lo que dijese el candidato podía alterar el voto ya predeterminado del conjunto de los diputados. En esta ocasión es diferente. De lo que dijese Pedro Sánchez dependía el éxito o fracaso de la moción.   

Sánchez ha reivindicado su moción como consecuencia de unos hechos gravísimos, la constancia de que el partido de gobierno está involucrado en una trama corrupta y en la necesaria exigencia de responsabilidades políticas. Ha apelado a los 350 diputados a decidir entre la continuidad de Rajoy o el cambio y ha recordado que no dar apoyo a la moción supone colaborar con la impunidad. Y ha ofrecido Constitución, ha reivindicado su letra, su vigor y su vigencia, para que no queden dudas sobre cuáles son sus límites si los partidos independentistas le prestan finalmente su apoyo. Ha ofrecido estabilidad prestándose a no obstaculizar la tramitación de los presupuestos, en un claro guiño a los nacionalistas vascos.

La necesidad de tejer consensos

Se ha ofrecido también a derogar algunas de las decisiones más polémicas del PP como la 'ley mordaza' y ha invocado a la necesidad de tejer consensos, más allá de la convocatoria de elecciones. Y se ha ofrecido a hablar con todos, incluido el nuevo presidente catalán. Pudiera parecer en términos programáticos que no es demasiado para quien quiere ser, aunque sea por poco tiempo, presidente del Gobierno. Seguramente su discurso no ha satisfecho del todo a nadie, pero ha dicho lo suficiente como para que a casi toda la oposición le resulte muy difícilmente justificable seguir manteniendo a Rajoy

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y así parecen haberlo entendido los partidos independentistas catalanes y los nacionalistas vascos. Los primeros, con la oferta de diálogo y sobre todo con la salida de Rajoy de la Moncloa, intuyen un rayo de esperanza en el desbloqueo de la crisis catalana, un primer paso imprescindible hacia su resolución. Los segundos se pueden sentir aliviados después de que Sánchez, en aras de la estabilidad y aunque a regañadientes, asuma unos presupuestos especialmente benevolentes con ellos. Podemos ha recogido el guante y apuesta por el cambio mientras que Cs no ha rectificado y con ello puede haber quedado  bastante fuera de juego.

Con su negativa a la moción ha quedado alineado con un PP carcomido por la corrupción, algo que entra en franca contradicción con uno de sus principales caballo de batalla,  y sin haber obtenido la convocatoria inmediata de elecciones, tal y como pretendía,  para tratar de aprovechar los vientos favorables que le auguran las encuestas. Al final habrá sido la desidia del PP lo que puede haber pinchado el 'momento Ciudadanos'. Unos pobres argumentos que al final pueden dar un gran resultado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.