Ir a contenido

Al contrataque

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en dos imágenes de archivo.

AFP

Perder ahora o después

Ana Pastor

En la Moncloa y en el PP viven en estado de 'shock'. Son ya mayoría los que en privado admiten que Ciudadanos es un problema grave para su supervivencia

¿Quién se atreve a hacer una apuesta del escenario político que nos vamos a encontrar en los próximos días? El miércoles, la jornada terminó con la aprobación de los Presupuestos Generales. En la Moncloa respiraron tranquilos y su fuerte exhalación permitía aún escuchar de fondo las palabras del PNV -“lo hemos hecho por responsabilidad”-, a pesar de que el artículo 155 sigue en vigor en Catalunya. El PNV tuvo que contradecirse por un bien mayor.

Pero la alegría duró poco en el PP y reabrió la herida de la coherencia para los nacionalistas vascos. El anuncio de Pedro Sánchez de someter a votación una moción de censura 48 horas después les sitúa de nuevo en el centro de la pista. En el entorno de Sánchez no descartan que le salga bien la jugada y pueda ser presidente de Gobierno (también con el voto de los independentistas catalanes, que como recuerda el PSOE facilitaron la presidencia del Congreso de Ana Pastor). Pero si no consigue sumar al PNV y pierde, Sánchez pretende retratar a Ciudadanos.

El 'método Frankenstein'

Está claro que los de Rivera tienen más opciones de gobernar si hay elecciones y por eso han pedido que Rajoy las convoque. Y está claro también que la única opción que tiene Sánchez de llegar a la Moncloa no son unas elecciones sino la moción. Así que será difícil que PSOE y Ciudadanos se entiendan. Veremos si Sánchez se anima esta vez a enfrentarse a los dirigentes de su partido y formar gobierno por el método bautizado como “Frankenstein” por Rubalcaba en referencia a la suma de varios partidos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me apuntan que en su discurso el día de la moción reivindicará su legado del “no es no” a Rajoy y será muy duro con los independentistas para dejar claro que si le apoyan será sin condiciones. Podemos ya ha dicho que votará 'sí' a Sánchez. A lo lejos resuenan como llegados de otro planeta los ecos de la polémica del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero que será dirimida este domingo en una consulta. Mientras en la Moncloa y en el PP viven en estado de 'shock'. Son ya mayoría los que en privado admiten que Ciudadanos es un problema grave para su supervivencia. Y saben también que ya no cuela asegurar que los casos de corrupción son cosa del pasado porque en ese pasado estaba su jefe Rajoy. Por eso algunos sugieren una petición de perdón que Rajoy ha desechado porque ya lo han practicado “hasta la saciedad”.

El pasado se le aparece cada semana al presidente del Gobierno. Ahora con la sentencia de Gürtel y también con el rostro de Zaplana, aquel que proclamaba su amor por su comunidad mientras saqueaba, según la investigación, los bolsillos de sus amados vecinos. Un importante exalto cargo del Gobierno y de los populares me dijo el otro día que la caída del PP se manifestará con rotundidad en las elecciones municipales y autonómicas del 2019 y se consolidará en las generales. Veremos si no ocurre al revés viendo lo que ha pasado en las últimas horas.