Ir a contenido

Dos miradas

Sueldos y chalets

Emma Riverola

Los sueldos de los políticos son una conquista democrática, criminalizarlos es pura bazofia demagógica

Cobrar un sueldo es bueno. Si es alto, mucho mejor. La solución a la desigualdad no consiste en precarizar los salarios, sino en dignificarlos. Parece obvio, hasta que llega la política barata. El episodio del chalet de Iglesias y Montero habría sido una anécdota si el líder de Podemos no hubiera impregnado previamente su discurso de demagogia. A raíz del escándalo, el alcalde de Cádiz, José María González, ‘Kichi’, ha afirmado que seguirá criando a sus hijos en "un piso de currante" y ha recordado que dona el 40% de su sueldo a diversas asociaciones, ya que "renunciar a privilegios como el exceso de sueldo" forma parte de código ético de Podemos. Pero, ¿cuántas trampas esconde esta renuncia?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La labor de los parlamentarios y alcaldes es trascendental, determina la vida de los ciudadanos. Los sueldos proporcionados a su responsabilidad facilitan que profesionales destacados en sus ámbitos se sientan atraídos por la política y evita que esta sea un coto de privilegiados. A sueldos más bajos, más mediocres y más ricos hay en las butacas del poder.

Los sueldos de los políticos son una conquista democrática, criminalizarlos es pura bazofia demagógica. Como también lo es reducir un sueldo alto a un privilegio, cuando puede ser un mérito. Que cada uno cobre lo que toca y, ya después, decida si lo quiere donar o ahorrar o dilapidar en la vuelta al mundo. Pero no hace falta exhibir el martirologio. Y menos a una población empobrecida.

0 Comentarios
cargando