Ir a contenido

Editorial

Lucha abierta por la alcaldía de Barcelona

A un año de las elecciones municipales, Ada Colau puede ganar los comicios pero lo único seguro es que gobernar la capital catalana será complicado

Ada Colau, en el ayuntamiento.

Ada Colau, en el ayuntamiento. / CARLOS MONTAÑÉS

A un año de las elecciones municipales, la competición por la alcaldía de Barcelona está totalmente abierta. Ada Colau puede ganar los comicios, con un apoyo algo menor que en el 2015, cuya victoria ya fue muy ajustada, pero ERC y Ciutadans (Cs) tienen también posibilidades de disputarle el triunfo. Según la encuesta del GESOP, Barcelona en Comú, con un 20,9%, perdería algo más de cuatro puntos y uno o dos concejales, ERC y Cs (ambos con un 18%) experimentarían una subida igual (7 puntos y 3 o 4 concejales), el PSC y la CUP aumentarían ligeramente (dos puntos y un concejal), mientras que CiU-PDECat se hundiría (descenso de 9 puntos y cuatro regidores) y el PP desaparecería del consistorio.

El retroceso de Colau (baja también dos décimas en valoración, del 5,4 al 5,2) puede corresponderse con que la mitad de los consultados (49%, 10 puntos más que hace un año) creen que la ciudad ha empeorado (incluido un tercio de los votantes de los comuns). Sin embargo, la valoración de la gestión de la alcaldía resiste en el aprobado (5,5, sube incluso una décima) y es mejor considerada por los votantes de izquierda que por los de derecha. Todas las áreas de gestión aprueban, salvo vivienda, que suspende con un 4,2. La subida de los alquileres es lo peor valorado, junto a los narcopisos del Raval. En la polémica del tranvía por la Diagonal, 6 de cada 10 barceloneses aprueban la unión (incluida una mayoría de votantes de CiU-PDECat).  

El sondeo indica que en la batalla municipal todavía predomina el eje izquierda-derecha. De hecho, una abrumadora mayoría (70.4%) dice que votará por cuestiones de ciudad más que por la influencia del proceso soberanista (solo un 16,8%).  Esta decantación, de todas formas, puede variar según la evolución del 'procés' y si hay candidatura unitaria de los dos bloques (independentistas y constitucionalistas) o no. Uno de los promotores de la unidad, Jordi Graupera, es el mejor valorado, con un 5,6, aunque aún no es candidato y tiene una notoriedad muy baja (lo conoce un 39%). Otro posible candidato unitario, Manuel Valls, obtiene una valoración de 3,1, con mayor notoriedad (67%).

La agrupación de candidaturas no es descartable, sobre todo en el campo independentista. El nuevo 'president', Quim Torra, ha fijado Barcelona como un objetivo prioritario para reforzar el procés con un alcalde independentista. Lo que es seguro es que el ayuntamiento estará muy fraccionado y que gobernar la ciudad será complicado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.