Ir a contenido

La lacra del machismo

La violación que nos desnudó

Emma Riverola

Grupos ultras y neonazis han iniciado una campaña de acoso y derribo de la víctima de 'La manada'. Es el zarpazo agónico de un monstruo que se sabe herido en su orgullo, despreciado en su debilidad

Abuso sexual continuado con prevalimiento. Esa fue la sentencia. Pero el caso de 'La manada' ha extendido sus tentáculos por las redes, por las calles, por los rincones donde palpitan las mejores y las peores pasiones, hasta dejar al descubierto el preciso instante en el que vivimos. Un retrato con demasiadas sombras.

Tan sombrío como el rincón “angosto y recóndito” en el que, aquel 7 de julio del 2016, cinco jóvenes corpulentos condujeron a una muchacha de 18 años y la sometieron a todo tipo de “humillaciones y vejaciones” sexuales. La sentencia definía 'violación', pero el jurado interpretó 'abuso'. Y todas las mujeres que el pasado 8 de marzo invadieron el espacio reclamándolo suyo y todos los hombres que las acompañaron tomaron aliento. El grito va para largo, hay demasiadas miradas ancladas en el patriarcado.

La violación se sucedió en unas fiestas en las que, como tantas, el machismo se baña con vino y risas. La brutalidad del caso marcó la línea definitiva. Ya basta de aquiescencia con la cultura de la violación. En estos dos años, el feminismo ha conseguido abrir los ojos de muchos. Ya sea por cosmética o por convencimiento, cada día podemos palpar pequeños logros. “Yo sí te creo, hermana”, ha sido el clamor que ha acompañado a la víctima. Para no dejarla sola. Para, juntas, ser más fuertes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los políticos se han esforzado por sumarse al fragor. Hasta el punto de que el ministro de Justicia atacó a uno de los magistrados que firmó la sentencia. Jueces y fiscales se sublevaron por la intromisión. La política tratando de dirigir la justicia, nada nuevo.

Pero también el monstruo ha rugido. Grupos ultras y neonazis han iniciado una campaña de acoso y derribo de la víctima. Es demasiado lo que ella significa y demasiado lo que 'La manada' representa para ellos: el poder y los privilegios del macho. El zarpazo agónico de un monstruo que se sabe herido en su orgullo, despreciado en su debilidad. Porque, al fin, él tiene la oscuridad. Pero en el cuerpo frágil de esa muchacha se atesora toda la luz.

0 Comentarios
cargando