Ir a contenido

LA CLAVE

Miquel Badia.

Torra y el 'capità Collons'

Luis Mauri

Este es el ultranacionalista, filofascista y torturador y asesino de anarquistas en los años 30 a quien el nuevo presidente catalán profesa admiración

El capità Collons era un hombre de acción. Un soldado sin uniforme. Un ultranacionalista fascinado por la virilidad fascista de los años 30, fundador de las milicias paramilitares de Estat Català. El capità Collons también tenía un nombre oficial como todo el mundo: Miquel Badia

Badia fue jefe de la policía de la Generalitat desde diciembre de 1933 hasta septiembre de 1934. Fue destituido por Companys tras haber ordenado a sus hombres apresar en los juzgados al fiscal que dirigía la acusación contra un amigo suyo.

Antes de su cese, se había ganado una acreditada fama como torturador y asesino de anarquistas y sindicalistas. El periodista Víctor Alba, comunista antiestalinista del POUM, evocaba en 1998 en el Avui: "Los hombres de Badia, los escamots de un Estat Català que no tenía nada que ver con el de Macià y que inspiraba mucha desconfianza a ERC, se dedicaban no a perseguir fascistas, sino a gente de la FAI, a cenetistas y, sobre todo, a las juventudes libertarias. Los conducían a la Via Laietana, les sacaban la camisa, los ponían de cara a la pared y anunciaban que iban a matarles; desde detrás, uno disparaba por encima de las cabezas y otro, simultáneamente, lanzaba piedrecitas contra las espaldas de los detenidos. Más de uno se desmayó e incluso alguno perdió la cabeza".

La pistola siempre a mano

Así se las gastaba el capità Collons, para cojones, los míos, la pistola siempre a mano. Hasta que esta debilidad suya lo llevó a la tumba. En 1936, fue asesinado a tiros junto a su hermano Josep en la calle Muntaner por un comando de la FAI.

Este lunes, el Parlament investirá a Joaquim Torra como presidente de la Generalitat¿Quién es Torra, además del hombre designado por Puigdemont para guardarle el sillón presidencial en su ausencia? Torra es un abogado y editor cultivado, cuyas suaves maneras no ocultan la admiración que profesa al capità Collons y sus compinches, a quienes no ha escatimado apologías públicas.

Este será, desde este lunes, el presidente de Catalunya. Paradojas de un tiempo turbio: Torra será coronado por los guardianes de la esencia radical de la izquierda.

0 Comentarios
cargando