Ir a contenido

Hostigamiento y leyes

Acosos, machirulos y ligar de forma torpe

Lucía Etxebarria

No siempre la justicia está en las palabras de la ley, el sentido común va unos pasos por delante del derecho

Las redes se han revolucionado a partir de los testimonios sobre supuestos acosos ejercidos por señores famosos. Testimonios refrendados, en muchos casos, con capturas de pantalla de mensajes de estos señores. Humoristas, músicos, cantantes y 'follógrafos'. Un 'follógrafo' es un supuesto fotógrafo que ofrece sus servicios a cambio de relaciones sexuales. En general se mueve buscando modelos pos Instagram o por foros de fotografía. Un 'follógrafo', por definición, acosa.

Con lo del acoso nos pasa lo mismo que con el consentimiento o el maltrato. El maltrato psicológico, por ejemplo, es un maltrato muy lesivo, en muchas ocasiones con consecuencias más brutales y permanentes que el físico, pero es casi imposible de demostrarlo en un juzgado. El consentimiento, para el derecho, se basa en una cosa tan absurda como que una mujer debe decir ''no', pero no se espera que un hombre le pregunte antes si quiere hacerlo o no. Es decir, en lugar de preguntar a una víctima de violación si dijo claramente 'no', deberían haberle preguntado a su agresor si en algún momento le preguntó: '¿Quieres tener relaciones sexuales conmigo?'

Hay una diferencia enorme entre lo que dice el Código Penal y lo que entiende una mujer

Sucede lo mismo con el acoso. Hay una enorme diferencia entre lo que dice el Código Penal y lo que entiende una mujer. 

Y una mujer entiende lo siguiente:

1.- Entrar a una total desconocida preguntando detalles íntimos, insistiendo directamente en que se quiere sexo, es acoso. Grave si, para colmo, se insiste ante una negativa o se culpabiliza y presiona a la que dice 'no'.

2.- Utilizar una posición social privilegiada en el que un hombre es famoso/admirado y se dirige a una chica joven que le admira para intentar manipularla con el objetivo de tener sexo es acoso.

3.- Manipular a alguien mucho más joven que tú y que no está en condiciones de responder a tus insinuaciones con la misma experiencia de vida y capacidad de reacción es acoso.

4.- Enviar frases subidas de tono, 'fotopenes', o proposiciones sexuales directas sin haber preguntado antes si esa persona desea recibirlas es acoso.

5.- Proponer trabajo/favores a cambio de sexo es acoso.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Si todo lo anterior se realiza con menores de edad, evidentemente, es delito. Si no, el Código Penal opinará simplemente que es una forma muy burda o poco ética de ligar. Pero, para los fans de las decisiones judiciales, recordaré que hasta 1975 la mujer necesitaba la autorización marital para disponer de sus bienes, abrir una cuenta bancaria, ejercer el comercio, viajar o trabajar; que hasta 1981 entre los deberes del matrimonio se establecía que la mujer debía obediencia al marido, o que la píldora anticonceptiva no se despenalizó totalmente hasta el Código Penal de 1995. Es decir, no siempre está la justicia en las palabras de la ley. Ya dijo el propio Montesquieu que una cosa no es justa solo por el hecho de ser ley. Y, normalmente, el sentido común va unos pasos por delante del derecho.

P.S. En referencia explícita a Mikel Izal, diré que, por prudencia, me niego a crucificar a alguien en tanto no haya pruebas concluyentes) 

0 Comentarios
cargando