Ir a contenido

EL ODIO CONTRA LAS MUJERES

Los peligros de justificar la violencia sexual

LEONARD BEARD

Los peligros de justificar la violencia sexual

Gemma Altell

Proponer robots o muñecas para evitar violaciones esconde una profunda misoginia disfrazada de progresismo e intelectualidad

El pasado 21 de abril  tuvo lugar en Toronto un dramático atentado que costó la vida a 10 personas y otras tantas heridas. A diferencia de lo ocurrido en otros recientes  atentados como por ejemplo Barcelona París, el de Toronto perdió repercusión mediática cuando se supo que no era reivindicado por una organización islámica. El atentado -según apuntan diversas fuentes aunque parezca difícil de creer- fue perpetrado por un hombre afín al movimiento 'incel'. Para quien no lo conozca, se trata de un grupo -que ya atentó en California en el 2014 y también paso bastante desaparecido- de hombres heterosexuales que odian a las mujeres y que reivindican el derecho a mantener relaciones sexuales y que este sea garantizado por el Estado. Lo han leído bien, sí.

En un primer análisis podríamos pensar que es una excentricidad que no refleja ninguna tendencia social y hay que tomarlo como un exotismo. Sin embargo hablamos de una ideología que ha sido capaz de matar en dos ocasiones y que aprovecha el discurso político contemporáneo sobre los derechos humanos para justificar los extremos más radicales de la misoginia alentando la violencia y, especialmente la violencia sexual contra las mujeres. Apoyan abiertamente la cultura de la violación -en su ideario están las violaciones masivas por ejemplo-  y se refieren a las mujeres como seres que deben estar permanentemente al servicio de los hombres.

Hay un hilo conductor invisible entre 'la Manada' y el movimiento 'incel', al que pertenecía el autor del atentado de Toronto

Ante esta situación lo que me parece más  relevante es analizar cuáles han sido las reacciones sociales y mediáticas -especialmente en Norteamérica-. Como comentábamos al inicio llama la atención ver cómo un atentado que no responde al discurso geopolítico mayoritario que responsabiliza al mundo islámico de "todos los males" no tiene interés mediático aun con las consecuencias tan dramáticas que tuvo. Digamos que, probablemente, no contribuye a mantener las tesis que sustentan muchos de los conflictos armados actuales. Pero por otro lado, poniendo el foco en las ideologías, ¿no debería asustarnos más un grupo que, en el corazón de la sociedad occidental,  tiene tal visión sobre las mujeres que es capaz de matar? Nos jactamos de que en las sociedades "occidentales/modernas" tenemos las mayores cotas de igualdad entre hombres y mujeres, muy superior a otras culturas. Justamente este es uno de los argumentos que utilizamos para legitimar nuestra 'superioridad' respecto a la cultura islámica que atenta contra nosotros por tener unos valores democráticos e igualitarios. ¿Es quizá por eso que no ha interesado hablar del atentado de Toronto? Este atentado nos pone ante el espejo de nuestras contradicciones y nuestro profundo racismo y machismo

Tanto es así que el 27 de abril el reputado diario 'New York Times' publicaba un artículo pretendiendo "empatizar", entender y solucionar las reivindicaciones de los 'incel', publicó un artículo abogando por encontrar alternativas a estos actos terroristas como desarrollar robots o muñecas sexuales para satisfacer sus demandas. Relatándolo como una  forma de de resolver y evitar ataques terroristas futuros o futuras violaciones masivas, el solo hecho de pensar en estos términos y legitimar una demanda de este tipo parece altamente preocupante. En este caso podríamos afirmar que se trata de una  profunda misoginia disfrazada de progresismo e intelectualidad. La lógica aparente de la racionalidad en la búsqueda de alternativas -sobre todo encabezada por un periódico como el 'New York Times'- ante un escenario  tan monstruoso  es la consecuencia más grave y, a la vez, invisibilizada.  Nos remite, a la ideología siguiente: "Como en el fondo son de los nuestros (occidentales, blancos y heterosexuales) vamos a buscar soluciones para que no molesten mucho. Este terrorismo sí que se puede evitar porque 'solo' va contra las mujeres. No cuestiona profundamente nuestro sistema. Les proporcionamos sucedáneos de mujeres para que las violen. Porque la sociedad moderna en la que estamos instalados no puede aceptar de forma voluntaria que las violaciones las amparen los Estados pero, en el fondo se entienden las reivindicaciones planteadas por los 'incel".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Sin embargo, no solo no cuestiona la lógica profunda de la violencia sexual, sino que la refuerza a través de sugerir la utilización de robots con apariencia de mujer y ofrece a la propuesta aparente rigurosidad y difusión a través de un medio de comunicación internacionalmente reconocido.

Qué curioso que toda esta situación haya pasado bastante desapercibida. Hay un hilo conductor invisible entre el caso de 'la Manada' y justificar las demandas de los 'incel'. La cultura de la violación.