Ir a contenido

ANÁLISIS

Zidane y Valverde se saludan antes del clásico liguero en diciembre en el Bernabéu,

EFE / RODRIGO JIMENEZ

La intimidad del túnel de vestuarios

Iosu de la Torre

La resaca del clásico perdura pese a los esfuerzos diplomáticos de Valverde y Zidane

Dos días después del clásico los seguidores del Barça y el Madrid seguían cruzándose comentarios y chanzas. En la oficina, en los bares y, especialmente, en la barra libre del Twitter. El apellido más desgastado, el de Hernández al cuadrado. Las dianas, dependiendo del mirador ubicado en las Ramblas o en la Castellana, ocupadas por Messi, Suárez, Sergi Roberto, o por Sergio Ramos, Marcelo y Bale. El 'y tú más' del reproche entre políticos poco políticos trasladado a la tertulia balonpédica donde también está claro quien luce bufanda espasmódicas.

Los futbolistas, sin embargo, en cuanto acabó el encuentro aparentaron que allí no había transcurrido ninguna batalla. Al menos por lo que se pudo ver por la tele mientras se vaciaba un Camp Nou que asistió a medias al pasillo que improvisó Piqué con fuegos artificiales incluidos.

La escena de la conversación alitósica entre Piqué y Ramos, abrazados y sonrientes, tratando de evitar que un lector de labios detectase las cortesías compartidas, fue un buen resumen de cómo se zanjó el clásico en el que la Liga ya no estaba en juego porque ya era del Barça. El central madridista enturbió el ambiente a medianoche señalando con  índice tatuado a Messi. No hay peor chivatazo que el surgido de la pura mentira.

El abrazo de Piqué y Ramos como cierre

Acusó al argentino de amedrantar al árbitro cuando muy pocos han olvidado las persecuciones a los colegiados del irrepetible central madridista. Ramos, además, pudo presumir el lunes de tener en sus manos la camiseta que vistió Iniesta en el que era su último duelo con el eterno rival porque pronto volará a Japón, destino un poco más alejado de la Superliga china, esa que dicen está bajo sospecha por los fraudulentos negocios de ciertos propietarios de los clubs. 

Bronca de Ramos a Sánchez Martínez en el clásico del 23 de diciembre del 2017 / JAVIER SORIANO

Tras la tormenta, los naúfragos Valverde y Zidane defendieron desde sus respectivos islotes la intimidad de los túneles, de los vestuarios y el mismísimo terreno de juego. Como si fueran ajenos a ese tremendo espectáculo que mantiene vivo el negocio del fútbol televisado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.