Ir a contenido

Análisis

La torre Agbar o Torre Glòries se ilumina a favor de la Agencia Europea del Medicamento, el pasado 18 de julio.

JOAN PUIG

La torre de la verdad

Eva Arderius

Facebook vuelve a poner en el mapa Barcelona, ofrece 500 puestos de trabajo y llena de nuevo las plantas de una torre desaprovechada

Por fin una buena noticia en Barcelona, y la necesitábamos. Facebook ha escogido la torre de oficinas mas emblemática de la ciudad para combatir las noticias falsas y eliminar el contenido nocivo. Facebook levantará su torre de la verdad en uno de los edificios más icónicos del 'skyline' barcelonés. Una torre de vigilancia digital que también recuerda la forma de las atalayas, las antiguas torres de vigilancia tradicionales. Es evidente que la elección de este edificio no es casual, ni tampoco ha sido porque sea el lugar de trabajo más cómodo, que no lo es, según los expertos. La estructura circular y sin columnas condiciona mucho la distribución de las oficinas, no hay luz natural en todos los puntos y los cristales que forman la fachada son difíciles de mantener. Pero Facebook no busca el mejor sitio, busca el que le dé más notoriedad. Quizá la torre de Glòries se convierta en la torre Facebook, la torre que lo verá todo y la torre que se verá desde cualquier lugar.

No sé cómo se combate la mentira, cómo se puede discernir y escoger qué noticias son falsas y cuáles no y cómo se pueden eliminar sin cometer errores. Pero lo que es real y lo que es más importante para la ciudad es que Facebook haya escogido Barcelona. La vuelve a poner en el mapa, ofrece 500 puestos de trabajo y llena de nuevo nueve plantas de esta torre, una de las últimas obras arquitectónicas de marca que se construyeron antes de la crisis, en este caso firmada por el mediático y prestigioso arquitecto Jean Nouvel.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La torre de Glòries esta prácticamente desaprovechada desde que Aigües de Barcelona se fue y el proyecto de convertirla en hotel fracasó por la presión contra el turismo del gobierno de Ada Colau. Ahora Facebook cura la última herida que tiene esta construcción, la que dejó la Agencia Europea del Medicamento. Este organismo se decantó por Amsterdam, la torre se quedó de nuevo vacía y dejó también cierta sensación de fracaso en una ciudad con la autoestima baja y con muchas voces preguntándose si la situación política había provocado realmente más daño de lo que parecía en la economía de la ciudad y en la economía de Catalunya.

Desconozco los indicadores y los logaritmos que se han utilizado para escoger esta nueva sede de Facebook y cuál de ellos, seguro que muchos, tienen que ver con el marketing. Me gustaría pensar que en esta decisión, que beneficia a la ciudad y beneficia a una zona, la de Glòries, que no acaba de despegar, también tiene mucho que ver la visita que Mark Zuckerberg hizo a Barcelona hace dos años. Fue la estrella del Mobile World Congress del 2016. Levantó mucha expectación lo que dijo pero también lo que hizo.

Las imágenes que generaron más clics fueron las fotos haciendo 'running' por Montjuïc y alrededor de otras torres famosas, las de la Sagrada Família. Quizá fue en ese momento cuando el fundador de Facebook se dio cuenta que la 'marca Barcelona' todavía tiene potencia y que Barcelona es mucho más que ocio, que aquí se puede venir a disfrutar pero también a trabajar. Ahora, como dijo hace unos meses el organizador del MWC John Hoffman, solo falta que nos lo creamos nosotros. Aunque a veces, la realidad y el día a día de la ciudad, nos lo ponga muy difícil.