Ir a contenido

LIBERTAD CONDICIONAL

Sexo en grupo y otras mentiras repetidas

Lucía Etxebarria

Resulta que Ciudadanos, en las encuestas, se perfilaba incluso como alternativa a recambio de gobierno, estaban todos más contentos que un mono con un espejo… Pero el momento feliz se desintegró cuando Arcadi Espada abrió la boca, y resultó que a las palabras no se las lleva el viento, pero el voto femenino sí que se lo lleva.  Al señor Espada no se le ocurrió cosa mejor que decir que quería ver un vídeo de la vida sexual de la víctima, porque se adhería al discurso que mantenían los integrantes de 'la Manada' («Ella dijo: ‘Con dos, con cinco, con los que me echen», según declara El Prenda) Y su abogado (frase para la posteridad: «Una chica de 18 años pudo llevar a cabo una fantasía sexual de la que luego pudo quedar insatisfecha»). Y el magistrado Ricardo González (que dijo ver en el vídeo una «desinhibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos»). Y cierto escritor cuyo nombre no reproduzco para no darle aún más publicidad (que afirma: «Destrozaste tu vida y de paso la de los cinco inocentes con los que practicaste, porque te apeteció, sexo en grupo. Me asombra que la jauría progresista brame como si fuera la manera peculiar de actuar de 'la Manada' ignorando que se trata de una nauseabunda moda extendida en una juventud»).

Observo con estupor que mucha gente cree en el mito de que el sexo en grupo es una práctica corriente y que parte de una fantasía femenina. Pero es falso.
Es difícil encontrar un estudio serio y riguroso sobre las fantasías sexuales de las españolas. Cada año aparece uno patrocinado por una conocida marca de preservativos y lubricantes, pero tiendo a desconfiar de los estudios patrocinados por una marca comercial que, lógicamente, aspira a vender su producto, así que el más fiable me parece el realizado por la Universidad de Granada, sobre una muestra de 2.250 españoles, entre los 18 y 73 años.

Según ese estudio, las fantasías sexuales de las españolas son: 1. Sexo con un desconocido. 2. Sexo con otra mujer. 3. Hacer un trío. 4. Sexo oral. 5. Sexo romántico. 6. Sexo dominante, apasionado y forzado sin ser violento. 7. Que ella sea irresistiblemente sensual y erótica. 8. Trabajar como stripper o prostituta.

El sexo en grupo ni siquiera aparece en la lista de fantasías.

Pero, atención, que según un sondeo de Sigma Dos, el 29% de las mujeres españolas prefiere una intensa tarde de compras que tener sexo. Ahí lo dejo.

Somos una sociedad de bomberos pirómanos que denunciamos la violencia machista a la vez que difundimos una enorme violencia contra la mujer

Entonces ¿por qué tanta gente da por hecho que el sexo en grupo es una práctica común y que las mujeres lo deseamos?  Para contestarlo, les exhorto a que hagan un experimento con su teléfono móvil. Tecleen 'gang bang rape' en su buscador y entren en la categoría «vídeos». Ahí lo tienen, a golpe de clic. Si usted tiene un hijo mayor de 11 años, sepa usted que este es el tipo de imágenes que los adolescentes están consumiendo y que esta es su nueva educación sexual. Pero la pornografía aún se sesga por géneros. Los chicos la consumen, las chicas no. Invito a quienes no lo crean a preguntar a su niño de 11 años qué suelen ver, en el móvil, sus compañeros en los recreos.

Dicen los expertos que en el 2008 el porcentaje de consumo de pornografía de internet a través de dispositivos móviles era del 1%; ahora, 10 años más tarde, ya es del 80%.
Cuanto más baja sea la edad de exposición y más extremo el material pornográfico, mayor será la intensidad de sus efectos. Numerosos profesionales. consideran que nos encontramos ante una verdadera epidemia silenciosa y que la sociedad aún no es consciente de lo que está ocurriendo.  Y así los más jóvenes van asimilando ideas como que el sexo y el afecto son cosas independientes, que los hombres pueden poseer a la mujer que quieren cuando lo deseen, que las mujeres están dispuestas a tener sexo en todo momento, que las mujeres deben responder a las demandas de los hombres, o que el sexo con violencia es algo normal.

Somos una sociedad contradictoria de bomberos pirómanos que mientras por un lado denunciamos la violencia machista por el otro difundimos una enorme violencia contra la mujer, y una gravísima reducción a la condición de objeto.

Hay una frase a Goebbels atribuida. «Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad», que amenaza cumplirse en este caso. Pero digan lo que digan algunos, ser sometida en un portal por cinco gañanes no es una fantasía sexual femenina. Eso es mentira. No la convirtamos en verdad. 
 

0 Comentarios
cargando