Ir a contenido
Panes que curan hombros

JUSTIN SULLIVAN

Panes que curan hombros

Albert Espinosa

Artículo 587. El otro día me contaron una curiosa historia sobre los dolores. Un amigo que roza los 75 años tiene un dolor en su hombro izquierdo desde hace un mes. Su médico le dijo que era por apoyarse en una maleta con ruedas. Él no quería llevar muleta porque le parecía poco estético e iba siempre apoyado en esa maleta.

Consecuencia, se lastimó el hombro. El médico le proponía como única solución operarse y acabó yendo a un osteópata, por primera vez en su vida, y éste  le recomendó que comiese un pan específico que vendían en el pueblo de al lado al suyo. Fue a comprarlo y  ahora resulta… Casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto. 'Cuando las arañas tejen juntas pueden atar a un león', escrito por Daniel Coyle (Conecta). Un interesante libro sobre las sinergias y los nexos que multiplican nuestra fuerza individual.

Segundo lugar. 'The Greatest Showman' (Atlantic Records). Una banda sonora alucinante repleta de canciones que te levantan el ánimo, con un ritmo perfecto y que te transportan a esa maravilla cinematográfica al instante.

Tengo la sensación que a veces la vida es un bucle extraño patrocinado por nuestrsa forma de ser

Primera posición. 'Posterspy. Alternativa movie poster collection',  de Frédéric Claquin (Attitude). Un increíble libro repleto del gran trabajo de autores desconocidos pero que consiguen crear unos maravillosos pósters alternativos e imaginativos.

Y volviendo a los dolores. Pues resulta que mi amigo compró cada día ese pan milagroso y se le ha curado el hombro. No me preguntéis bien el porqué pero algo llevaba la fermentación que curaba hombros. El problema es que de caminar tanto para ir a la panadería, ahora se ha lastimado la rodilla por lo que ha vuelto a coger la maleta para apoyarse porque el brazo ya no le duele gracias al pan mágico.

Tengo la sensación que a veces la vida es un bucle extraño, patrocinado por nuestra extraña forma de ser, que siempre se repite con la constante de ese pan diario que nos alimenta.  ¡Feliz domingo!