Ir a contenido

LA SUSPENSIÓN DEL NOBEL DE LITERATURA

#MeToo: Cancelado el Premio Nobel de Literatura.

ZLM

Aquí han estado bien, los suecos

Isabel Sucunza

El caso de abusos sexuales próximo a la Academia Sueca confirma que ya es hora de parar y recapacitar para reestructurarlo todo

Un día, hace años, fui al teatro a ver a un humorista. Iba con una amiga que lo conocía. Una hora antes de empezar la función, nos lo encontramos en la cafetería del teatro y nos sentamos juntos a tomar un café. Él llevaba ya meses en cartel con su espectáculo y nos contó que había empezado a preguntarse por el sentido de todo aquello; que todo había empezado a ser rutina y que ya no lo disfrutaba tanto como antes. Pocos minutos después, ya en el escenario, empezó su monólogo humorístico diciendo: “hace meses que subo aquí y ya no me hago gracia”. La gente estalló en carcajadas, mi amiga y yo nos miramos con cara de 'glups'. Ella y yo teníamos una información que el resto de la sala no tenía: sabíamos, porque él nos lo había dicho, que aquello que acababa de decir era verdad.

Hay una cosa intrínseca al hecho artístico, ya sea teatro, arte o literatura: todo espectador con un mínimo de sensibilidad se enfrenta de entrada al objeto propuesto bajo una especie de pacto de credibilidad hacia aquello que nos explicarán; ¿cómo aceptaríamos si no las mujeres con los dos ojos a un lado de la nariz de Picasso, los animales que hablaban de Orwell, el hecho de que Superman vuele y tantas otras cosas más?

Doris Lessing, Gabriela Mistral, Toni Morrison, Herta Müler, Svetlana Aleksiévich, Elfriede Jelinek, Alice Munro, Wyslawa Szymborska también hacen arte: literatura, concretamente. Todas tienen en común que, de una u otra manera, retratan en sus libros personajes femeninos abusados por una sociedad machista. A veces lo hacen explícitamente -la violación de la pequeña Pecola, en 'Ojos azules', de Morrison; la de Erika en 'La pianista', de Jelinek-, otras veces lo hacen exponiendo abusos estructurales del sistema especialmente graves contra las mujeres -cualquier libro de Aleksiévich serviría de ejemplo aquí-.

Tienen también en común otra cosa, estas mujeres: todas han sido galardonadas con el premio Nobel de Literatura.

Silencio de la Academia Sueca

Este viernes se anunciaba que este premio se saltará su edición de este año. El motivo es que desde noviembre, Jean-Claude Arnault, un individuo próximo a la Academia Sueca -tan próximo que organizaba actividades para ellos y estaba casado con una de las académicas-, lleva acumuladas 18 acusaciones de abusos sexuales, de muchos de los cuales la institución ya tenía conocimiento, pero había decidido callar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Cómo se leía en la Academia hasta ahora los libros de totas estas mujeres de su palmarés que denuncian abusos parecidos? ¿Cómo se decidían a premiarlas sabiendo que en su propio seno se practicaban esos mismos abusos? ¿Desde qué distancia, bajo qué pacto artístico se entendía aquello que gritaban Morrison y Lessing y Müller y Munro?

Lo que está pasando últimamente en la calle y todo eso que se grita en las redes -el #cuentalo, el #metoo, el #ProuCulturaDeLaViolació...- es el café que por fin la Academia Sueca y todo el mundo en general se sienta a tomar con las protagonistas obligadas de esta odiosa historia. Es la conversación real que dice que basta, que ni puñetera gracia tiene todo esto ya.

Es hora de parar y recapacitar para después reestructurarlo todo; aquí han estado bien los suecos; demasiado lentos, pero bien. Y creo que nosotros, toda la sociedad, también lo podemos hacer.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.