Ir a contenido

ANÁLISIS

Imagen de archivo de un operario que borra un grafiti sobre ETA, en Guernica (Vizcaya).

REUTERS / VINCENT WEST

Asco y pereza

Cristina Pardo

ETA fue desmantelada hace años por la presión policial y judicial y lo que queda son cuatro desarrapados

Una de las tareas pendientes de ETA es entregar a la justicia al individuo que redacta sus comunicados. Y no solo porque es más pesado que una vaca en brazos, sino porque no se pueden decir más sandeces en menos tiempo. No hay ningún torero en nuestro país que se haya despedido más veces que estos tipejos. Afortunadamente, ya no se los toma en serio casi nadie. Esta semana nos han castigado con otro comunicado. “Declaración final”, dicen.

A ver si es verdad, hijos míos. En ese texto, los terroristas definen a la banda como “organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional”. No dicen la verdad ni en lo de “organización”, porque ETA fue desmantelada hace años por la presión policial y judicial y lo que queda son cuatro desarrapados. Los terroristas aseguran que dan por concluida toda su “actividad política”. Estos no han hecho política ni en sueños, vamos. Si les parece que Josu Ternera hizo política cuando fue parlamentario vasco y se metió en la Comisión de Derechos Humanos, es que no se puede estar peor. Lo que hizo fue procurarse un medio de supervivencia al calor de las instituciones, reírse de la gente de bien, atentar contra el sentido común y provocar un infinito bochorno entre todos los que pensábamos que no se podían alcanzar tan elevadas cotas de cinismo y desvergüenza.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En este último comunicado, los etarras aseguran que uno de sus principales retos serán ahora “los acuerdos entre diferentes”. Estos trogloditas solo han tardado 60 años en darse cuenta de que hay que respetar al otro. El problema es que ellos no son diferentes; son asesinos. Nos acercamos al final del texto, y aquí viene lo mejor: siguen dando órdenes a la izquierda aberzale. Sostienen que es clave “materializar el derecho a decidir” y que “el independentismo de izquierdas trabajará para que eso conduzca a la constitución del Estado vasco”.

Y si no, ¿qué? Otegi, chico, ¿no te da un poco de vergüenza que ETA te siga dando órdenes públicamente y tanto tiempo después? ¿Siguen siendo los dirigentes aberzales unos borregos? Por favor, sé que es difícil, pero un poco de dignidad, aunque solo sea en el tiempo de descuento… Por último, los horteras del comunicado escriben: “ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”. Afortunadamente, el pueblo vasco es mucho mejor que estos energúmenos.

En su despedida, aseguran que escriben desde “Euskal Herria”. Verás qué disgusto se van a llevar cuando salgan de su ensimismamiento y se enteren de que no han conseguido absolutamente nada. En este texto, los terroristas no piden perdón a las víctimas, a las que tampoco pidieron perdón en anteriores comunicados. Y permiten que le ponga voz un prófugo que ordenó matar a unas cuantas. Que se entregue. Ahora todos mirarán a Rajoy para ver si acerca a los presos. Si lo hace, creo que sus votantes no lo entenderán. Pero conviene no perder de vista lo que evidencia este debate: que ETA, incluso disuelta, todavía puede sembrar mucha discordia.