Ir a contenido

ANÁLISIS

Los jugadores del Liverpoool celebran la clasificación para la final de Kiev pese a perder 4-2 con el Roma.

PAUL ELLIS

El comodín del árbitro

Mónica Marchante

Los errores de Çakir, Michael y Aytekin agitan otra vez la polémica en los grandes partidos

Hacía algo más de un año que no caían rayos y truenos tras un arbitraje en competición europea. ¿Quién no se acuerda de Aytekin? El arbitraje del alemán de origen turco en el Barça-PSG del 6-1 que situó al Barcelona en cuartos de final fue motivo de mofa e indignación por aficionados no 'culés' y diferentes medios. Los errores del alemán, que los tuvo y graves, se usaron como salvoconducto para explicar una remontada histórica que dio al traste con el sueño del equipo francés de superar su barrera en la Champions.

Qué curioso. La historia se repite pero ahora los protagonistas son otros. Cambia poco en el fondo. Solo los actores y que el ruido viene ahora desde la otra acera. Quienes se indignaron entonces callan ahora. Y quienes callaron entonces hablan ahora de robos.

El tuit de Marc Crosas

Entre tanta acusación leo el tuit de un culé, Marc Crosas, que se autodefine como más antimadridista incluso que barcelonista. "El árbitro influye pero no decide. Si ganan cuatro Champions en 5 años en la era del mejor jugador de la historia en el Barça, a algunos se les debería caer la cara de vergüenza. Bayern superior en los 180 min. Con dos errores gravísimos que lo dejan fuera. El Madrid compite, no juega, como nadie en estas fases. Espectacular! Hablar de árbitros cuando llegan a 4 finales en 5 años sería una barbaridad.” Es lo más sensato y acertado que he leído.

No discutiré el penalti de Marcelo porque es, lo reconoció él mismo Pero ¿no influyó más decisivamente el error de Ulreich con Tolisso en el gol de Benzema? ¿Cómo es posible que el Bayern no supiera aprovechar los 39 disparos a puerta que realizó en toda la eliminatoria? ¿No son más decisivos esos errores que el de Çakir? ¿No influye más en el juego el mensaje que lanza Zidane alineando a Kovacic (en lugar de Casemiro) que el de Heynckes, retirando a James con 2- 2  en pleno asedio de la portería de Keylor? ¿Se puede discutir que el club blanco ha impuesto su ley en los últimos años con una seguridad y una fe que no han logrado otros?

Los árbitros se equivocan y lo seguirán haciendo. Como el del Roma- Liverpool, que no tuvo su tarde. Es parte del juego, como los fallos de delanteros y porteros.

El Real Madrid es el único equipo de ha logrado en dos épocas diferentes llegar a tres finales seguidas en la Copa de Europa. El 26 de mayo jugará la cuarta en cinco años. Mientras, el mejor jugador del mundo, Messi,  en sus mejores años de forma, ha logrado solo una en siete años con el Barça.

Hay dos maneras de leer este indiscutible dato, una desde el arbitraje que todo lo justifica para quien no tolera el más mínimo análisis. Otra desde la crítica constructiva buscando las razones y los porqués del éxito del otro. Pero aquí nos gusta ser más de “bar” que de VAR. Así siempre habrá un árbitro a quien echarle la culpa.