Ir a contenido

EDITORIAL

El fin de ETA

La banda terrorista no toma esta decisión por voluntad propia, sino porque fue derrotada

Miembros de ETA en una imagen de archivo.

Miembros de ETA en una imagen de archivo.

Dos días antes de la escenificación oficial de su disolución, la banda terrorista ETA ha comunicado oficialmente por carta "el fin de su ciclo histórico y su función". "Por tanto, ETA ha disuelto completamente todas sus estructuras y ha dado por terminada su iniciativa política", prosigue la misiva enviada a varias instituciones y  agentes políticos. El tiempo transcurrido desde el último atentado, la sensación en la sociedad vasca y española de que  ETA es una reliquia del pasado, incluso el uso en la carta de expresiones que retrotraen a lo peor de los años de plomo (ETA no ha tenido más función que sembrar el terror, la muerte y el dolor), no deben permitir pasar por alto lo substancial: que la banda terrorista ya forma parte de lo peor de la historia de Euskadi y de España. Y eso es una extraordinaria noticia.

A partir de aquí, conviene matizar y recordar algunos hechos. Por ejemplo, que ETA no toma esta decisión por voluntad propia, sino porque fue derrotada por una conjunción de circunstancias: la firmeza democrática de las instituciones españolas y vascas; la repulsa social generalizada; la presión de las fuerzas de seguridad del Estado; la evolución del nacionalismo vasco, que de forma mayoritaria llegó a la conclusión de que la banda terrorista era una grave anomalía y no la expresión ni la consecuencia de un conflicto, y tuvo la fuerza de distanciarse de los pistoleros. 

Estado de derecho

En la hora de disolución de la banda terrorista es inevitable recordar a las víctimas, a todas ellas, y no solo a una parte, como cínicamente hizo ETA en el comunicado de hace unas semanas. Catalunya tiene su parte de dolor en la tragedia etarralos atentados de Hipercor y Vic forman parte de la historia de la infamia del país. El perdón es una cuestión moral; el reconocimiento del dolor infligido es una opción política.  Hay muchas heridas abiertas, muchas vidas truncadas y mucho sufrimiento causados por la banda terrorista. Conviene seguir adelante y al mismo tiempo conviene no olvidar.  En la evolución de la sociedad vasca, ETA ya no tiene nada que decir ni nada que aportar ni añadir, su única aportación posible era la que ha hecho estos días: anunciar su disolución. A partir de aquí, no se trata de hablar de vencedores o vencidos, sino de dejar que actúen los mecanismos del Estado de derecho y la democracia.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.