Ir a contenido

Un poquito de respeto

José Luis Sastre

Rivera tiene un superpoder: puede decir de todo a la vez sin desgastarse en las encuestas

Algunos días, al pasear por el Congreso de los Diputados, cuesta saber si estamos aún en aquella legislatura que fracasó y obligó a repetir las elecciones o esta es ya la que iba en serio, que no parece. Sin iniciativa política, la iniciativa prendió en las calles, con la movilización que los pensionistas se proponen alargar o con la revolución feminista que no distingue ni edades ni ideologías ni clases. La política se va subiendo a las olas por interés mientras, en realidad, se dedica a dejar los días pasar. Se entretiene, eso sí, con las encuestas, que hasta se encargan para saber lo que debe hacerse, como le pasó a Ciudadanos con el caso de Cristina Cifuentes. Y así, mientras apenas pasa nada, van pasando algunas cosas. Veamos.

Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP, ha salido para pedir "un poquito de respeto" a su partido antes de que todos les den por muertos. El propio Pedro Sánchez dijo a 'El Mundo' -que tuvo la vista de poner la frase en portada- que el PP "no estaba tan mal", como aquel Laporta que cargó contra los que hacían ver que eran del Barça y no lo eran: "No estamos tan mal".

Al notar esa coincidencia bipartidista entre PP y PSOE, Albert Rivera, ungido de demoscopia, corrió a tuitear que Sánchez le hacía el "boca a boca" a Mariano RajoyRivera tiene ese superpoder: puede decir todas las cosas a la vez sin desgastarse en las encuestas. No, al menos, todavía. Por eso critica que Sánchez asista a Rajoy aunque sea él quien permita al PP poner en Madrid al presidente que les parezca. Y quien apruebe los Presupuestos que le darán oxígeno a Rajoy para que en esta legislatura siga ocurriendo todo lo que ya ocurre: nada.

Rivera está tan enfadado con el PP que no deja pasar la ocasión de sostenerle. Y de criticarle, además, que vaya a pactar con el PNV. Ahí Rivera ha sido muy crítico: ha acusado al PNV de ser el socio del PP, algo que él desde luego no es. Un poquito de respeto, pidió Maillo para el PP igual que pedía Rajoy cada vez que los demagogos le reprochaban que no subiera las pensiones. ¿Pero cómo iba a subir las pensiones el presidente, si con tanta recuperación apenas queda dinero? ¿Y cómo iba a ponerse a negociar con el PNV si el PNV no quería saber nada mientras estuviera en vigor en Catalunya el artículo 155? Aquí estamos, ya nos ven. Con Enric Millo recordando lo en vigor que está el 155, con las pensiones a punto de actualizarse y el camino llano para los Presupuestos.

Con pico y pala

Para que no esté pasando nada, están pasando algunas cosas. El presidente del Gobierno, por ejemplo, no deja de hacerse fotos delante de grandes obras. A días, delante de una pala excavadora. A días, frente a un camión de escombros. La cosa es que se le vea con el pico y la pala, sembrando recuperación. Haciendo cosas, por decirlo a su manera. La idea es la foto que, de paso, deja a todos retratados. A los que salen, vaya. Que otros no aparecen. El PSOE se mueve en la intimidad. Podemos trata de no desangrarse con lo suyo. Van pasando los días, en fin, esperando a que ocurra algo en la política mientras la calle abre camino. Un poquito de respeto, pedían.

0 Comentarios
cargando