Ir a contenido

EDITORIAL

1 de mayo: la lucha contra la precariedad

Un aumento de los salarios es necesario para paliar algunos de los males de la economía española

Manifestacion del dia del trabajador 1 de mayo del 2017.

Manifestacion del dia del trabajador 1 de mayo del 2017. / RICARD CUGAT

"La primera vez que me fui lo hice un poco por la aventura, pero cada vez que volvía veía que era inútil; aquí no hay trabajo", dice en el reportaje que publica EL PERIÓDICO un joven periodista gallego que, con apenas 32 años, ha trabajado casi más tiempo fuera de España que en el país. Cifras en mano, la recuperación económica española después de la 'Gran Depresión' es un hecho, como Mariano Rajoy se encarga de recordar continuamente. Pero también es un hecho que esta recuperación se ha conseguido en gran medida gracias a la precarización del trabajo (salarios bajos y extrema temporalidad) y al endeudamiento público.

Éxodo de trabajadores

La consecuencia es que el crecimiento económico español se traduce en precariedad y en el aumento de la desigualdad, lo cual, unido a los estragos que dejó la crisis, dibujan un panorama muy preocupante. De ahí cifras como las que publicamos hoy: que el 64% de los jóvenes parados están dispuestos a migrar para hallar una mejor salida laboral, o que España supera en 14 puntos la media europea de trabajadores dispuestos a abandonar el país para encontrar trabajo. El éxodo de trabajadores, en muchos casos una fuga de talento y personal cualificado, no tiene fin, y es proporcional a la precariedad, los sueldos menguantes y la sensación de desesperanza en el mercado laboral que se impone en España.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No es extraño, pues, que este 1 de mayo los sindicatos exigen mejoras salariales y que el crecimiento económico se traduzca en reducir la precariedad y las desigualdades. La cita anual llega en un momento muy delicado para el Gobierno, con aires de fin de ciclo y a un año vista de las elecciones municipales, y después de que las movilizaciones de los jubilados y antes la del 8-M en el día de la mujer trabajadora hayan llenado las calles de miles de personas indignadas. Los sindicatos quieren aprovechar estos aires de indignación para poner en marcha un ciclo de protestas que incluye esa  huelga general con la que a menudo han amagado. Bien harían el Gobierno y la patronal en escuchar sus reivindicaciones, en especial la del aumento de los salarios, ya que para paliar algunos de los males que afligen la economía española es imprescindible que los asalariados recuperen poder adquisitivo.