Ir a contenido
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en Berlín, esta semana.

Los presos de JxCat, contra la repetición de elecciones

Joan Tapia

Aumenta la presión sobre Puigdemont para que permita la elección rápida de un 'president' efectivo

El pacto PP-PNV para los Presupuestos, que comporta subir las pensiones según el IPC el 2018 y el 2019, es de calado. La apuesta del PNV -aparte de obtener más para Euskadi- es aguantar al Gobierno Rajoy, acosado por Cs, al que el PNV ve como un factor perturbador de su 'statu quo' y de la negociación catalana.

Pero al levantar de facto la condición del levantamiento del 155, el PNV lanza también un mensaje a Carles Puigdemont. La inestabilidad no beneficiaría al independentismo, sino que podría favorecer a Cs si acabara llevando a un adelanto electoral. Más le vale al independentismo elegir un 'president'. Pueden contar con el PNV para rebajar tensiones (Íñigo Urkullu ya lo hizo en vísperas de 27-0), pero no para desestabilizar.

El PDECat ha entendido el mensaje. Por eso, pese a que, como ERC va a apoyar la nueva ley de presidencia que aspira a permitir la investidura de Puigdemont a distancia, sabe que este escenario es una pantomima y que hay que elegir con rapidez un 'president' efectivo. Y todo está todavía más claro tras el dictamen de este jueves del Consell de Garanties Estatutàries que afirma que la investidura a distancia es inconstitucional.

Por eso, Marta Pascal ha declarado a TV-3: "Sería una vergüenza ir a elecciones por no ponernos de acuerdo". Todo lo contrario que Elsa Artadi, que afirmó que no podía garantizar la no repetición electoral por las interferencias del Gobierno central (lo mismo que Puigdemont le dijo a Vicent Sanchis en TV-3) .

Cuando Pascal dice "no ponernos de acuerdo" no piensa en ERC -que está desde el primer día a favor de formar Govern y que acepta que el 'president' sea de JxCat-, sino en algunos diputados puigdemontistas que quieren ir a elecciones si el Estado no permite la elección de Puigdemont.

Contra la tentación

Y el tiempo apremia. Tras el puente de mayo quedarán solo 20 días y la pantomima Puigdemont puede exigir algunos días más tras el 3 de mayo, cuando está prevista la aprobación de la inconstitucional ley de presidencia. Quizá por eso este jueves se dio a conocer la misiva a Puigdemont de los tres 'exconsellers' del PDECat presos en Estremera -Joaquim FornJordi Turull Josep Rull, dos de ellos del 'morro fort'-, así como de Jordi Sànchez -que es de JxCat pero no del PDECat y que está en Soto del Real-, pidiendo que no se retrase la elección de un 'president' efectivo. La presión de los presos de la coalición JxCat quita fuerza a la tentación de Puigdemont y de los diputados más hiperventilados de ir a nuevas elecciones.

Pero los cinco diputados del PNV en Madrid -que pesan mucho más que los diecisisete secesionistas catalanes- también están influyendo sobre el PP. Así, el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, declaró a la televisión de 'El Punt' que tener dirigentes soberanistas en prisión "es evidente que no facilita nada las cosas" y que "personalmente" no le "gusta nada la situación, porque hace sufrir a las familias".

Millo no es el juez Pablo Llarena, ni el presidente Mariano Rajoy, pero es significativo que lo diga la misma noche que se conoció el pacto presupuestario.

0 Comentarios
cargando